Mier2

Abajo del puente

Una vez alguien me dijo –en aquellos días donde la gente aún me decía cosas– que el frío se encargaba de unir a las personas.

Irrelevante en su momento.

Hoy prendí el único cigarro de la semana, mi pequeño lujo. A través del espacio entre la ida y la vuelta del Circuito Interior, miré el cielo obscuro y nublado de esta noche a 4° centígrados. Tosí como toso siempre que hace frío. Fumé hasta el último resquicio del tabaco y me levanté con la seguridad de alguien que tiene su casa a dos pasos del lugar donde contempla el cielo.

[…]

Pisadas de ciudad con sabor a piedras, vidrio, jeringas, tierra y basura. Luego, me fui a dormir esquivando sueños.

Las treinta hojas de periódico que me cubrían fueron la alarma. No me moví un milímetro, una cosa es aprender a vivir con miedo y otra muy distinta es dejar de sentirlo.

Apenas abrí los ojos, me vi rodeado por toses de cigarro y alientos de pegamento.

–¿Podemos quedarnos aquí carnal? Tenemos un chingo de frío.

Estamos solos, siempre lo estuvimos, pero el frío une a las personas. Me dijeron alguna vez.

Loading Marcar como favorito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

‹sgvn›
Escritor. Hombre bueno, de mal genio. Escribo, leo, vendo, imagino y fumo cosas.
Su semblanza - Sus shots -
Jeavi Mental