33 Ixchel Tiempo

Antiguo, no extinto

El dinosaurio que camina lento –absurdo, atento y exuberante–, tenía pendiente una visita con el tiempo.

Paso a paso emprendió un viaje sin regreso hacia donde las manecillas del reloj no dan vuelta. Quería viajar al pasado y, quizá, un poco más allá.

Tic-tac, tic, tac. Paso a paso más lento que un segundo.

Las horas se transformaron en años, los días en siglos y así pasaron los meses sin llegar a ningún lado. Tal parece que ya no hay modo de echar el tiempo atrás.

Cansado, viejo, con las patas hinchadas, se detuvo a contemplar las costras de su dedos. Cada costra era un minuto gastado en tratar de regresar el tiempo sin ningún resultado.

Luego de pasar un buen rato pensando, se incorporó y miró hacia el frente: “Si no hay marcha atrás entonces lo mejor será caminar hacia adelante”.

El dinosaurio con sus costras, sus patas hinchadas y aún con la idea de vivir en el pasado retomó el camino hacia el futuro, uno que no existe, que no conoce y que tal vez nunca vivirá.

Loading Marcar como favorito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avin
Escritora. Bruja de oficio, cocinera de palabras por accidente. Cambio de color todo el tiempo porque no me gusta el gris, un poco sí el negro, pero nada como un puñado de crayolas para ponerle ...
Su semblanza - Sus shots -
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias ...
Su semblanza - Sus shots -