Retroceder

Retroceder

«Se renta». Detuve mis pasos frente aquel edificio sobre Reforma. Ventanas amplias y, sobre todo, elevador. Luego de saber el bajo costo de la mensualidad, no podía creer que estuviera disponible. Cubrí los requisitos según la casera. Más…

Consejos A Una Muchacha Que Se Escapa

Consejos a una muchacha que se escapa

Cuando la lluvia se te enrede en las botas como alas y meteoros no desistas. Tampoco temas de la luna aplastante que se yergue a tus espaldas, ni a las temerosas brisas que se enrojecen como lenguas extranjeras. Ni al temor de las piernas cuando el miedo agita sus banderas terribles, ni al ocaso y sus colmillos despuntando en tu cara los instintos.
Hazme Un Un Colibrí

Hazme un un colibrí

Phuyu llevaba días escondido en el bosque con el único e inexplicable propósito de reconocer todos los sonidos que los pájaros emiten cuando llega el verano. Se escondía tras los arbustos que rodeaban su casa, disfrazado de ave…

El último Lugar De Un Hombre

El último lugar de un hombre

Los aldeanos de Darvaza me contaron que aquí es donde termina la vida. Que fue el Diablo quien ahuyentó a los geólogos que realizaban la excavación petrolera tras lanzarles bolas de fuego desde la oscuridad. Que el Rey…

La Estación Pasada / Nunca Confíes En La Primavera

La estación pasada / Nunca confíes en la primavera

Nunca me gustó la primavera pero fue, precisamente, en uno de sus días cuando te conocí. No recuerdo quién fue el que dio la primera señal para emprender constantes viajes hasta la playa. Siempre contra los momentos cliché amorosos,…

El Líder

El líder

De tu semblante no sé nada. Yo sólo te he venido siguiendo…justo por eso. Vaya, vaya… Aún hay tiempo. No sé qué pasó. Perdóname. De pronto ese promontorio que llevas por espalda me pareció cada kilómetro más siniestro.¿Y…

Fabiola

Fabiola

La última vez que vi a mi sobrina ella me daba la espalda, es la imagen que guardé en mi cabeza. No recuerdo mucho sobre ella, sólo que se llamaba Fabiola y que dio su vida por mí.…

Cicatriz

Cicatriz

No llames a este amor destino llámalo arrebato peso calle robo llámalo amante paseo «buenas tardes, buenos días» llámalo vernos fuego manos Quien me haya amado está más triste Sé que te has sentado en muchas rodillas así…

Tanto Como Tú

Tanto como tú

Querida Lucrecia: Yo sé que tú lo viste, sé que desde entonces esto nos une aunque no quieras contestar ninguna de mis cartas y no quieras abrirme la puerta de tu casa. Tú sabes cómo amo al viejo…

En Ojos Cerrados

En ojos cerrados

Antes de cerrar los ojos me dijo que no iba a morir. Recordé entonces que no debía llorar sino más bien prepararme para la llegada del  invierno. Esa noche regresé a casa, triste, tan cabizbajo y metido en…

Taorana

Taorana

Alberico Caribú llegó al límite de la paciencia cuando descubrió, un día antes de la víspera de Navidad, que la pequeña Taorana destapó casi todos los regalos que estaban guardados en el granero. –¡Qué has hecho!, ¡te dije…

Marchas Y Marchitas

Marchas y marchitas

Desde niños nos enseñan a marchar, en la escuela te acomodan por estaturas, te ponen uniforme, marchas, creces y te enseñan a marchar / marchas / marchas, te acomodan en líneas, haces filas: en el súper, marchas, en…

Noche De Paz

Noche de paz

Miguel… siempre nos dio ternura. Era el primero en hacer lo imposible, y de alguna manera llamaba nuestra veleidosa atención. Ese fue su error. Sus grandes ojos negros rebosaban en su cara de boca esbelta. Erguido y de…

Chingadamadre

Chingadamadre

Él siempre quería estar solo. Cuando me escuchaba decir majaderías me tomaba de los labios, con dedos suaves me acariciaba y me decía muy de cerca: “Alondrita, aquí las groserías las dicen las putas”. Entonces me daba un…

100% Orgánico, Alimentado Con El Estrés De Verte Salir

100% orgánico, alimentado con el estrés de verte salir

Y es que tú ibas muy rápido siempre. Siempre nerviosa, como buscando algo, tan inquieta que nunca logré abrazarte. Y eso es lo que quería, abrazarte, pero esas ganas incumplidas, esa frustración se me convirtió en una molestia.…

Angustia (cómo Matarla)

Angustia (cómo matarla)

El corazón, las ideas, los pies y la mirada en diferentes lugares; efectos de una sobredosis de realidad. Aún frente al espejo, ve mucho más de lo que necesita. Ya no puede más. Reconoce al anquilosado rival. Pupilas…