«Y es que tú ibas muy rápido siempre. Siempre nerviosa, como buscando algo, tan inquieta que nunca logré abrazarte.»

Entre Flores Silvestres, Por Encima De Todo

Entre flores silvestres, por encima de todo

1, 2, 3. Respira. Si dejas que el aire pase, flotarás. 1, 2, 3. En tu mano la sensación de pétalos de flores silvestres, las mismas que cuando niño te cosquilleaban las palmas. ¿Las recuerdas? Ve a ese momento, esa sensación vieja te llena. 1, 2, 3. Respira. Llega a ese lugar de calma y mira lo que hay. 1, 2, 3. Los árboles, la brisa, el aire, lo invisible de las cosas, los huecos…

Enamora/miento

Enamora/miento

El sol había llegado a la era en que cuerpos, celestes y humanos, desequilibraron sus cargas negativas y positivas. Para nivelar los sentimientos, las personas se hacían incrustar chips en el músculo enrojecido de su pecho. Davo, estatura media y ojos grises, creía que chips y botones eran reminiscencias de una época en la que el alma era como una pared impregnada de ideas y sentimientos de los que ahora debían protegerse para no perder…

La Caída

La caída

“La vida es un viaje en paracaídas y no lo que tú quieres creer” -Huidobro, Altazor No es un ascenso, eso no es. Se asemeja a un salto en el vacío o a un paso que no encuentra tierra firme y es caída al abismo. Sí, ella se anuncia, mientras él se prepara para soltarse y dejarse caer. La vida no es un ascenso y la muerte es quien se anuncia. Nacemos y empezamos ya…

Contenedor

Contenedor

Sus miradas se encontraron, un día. Ambos pusieron los dedos en su cabeza y le llamaron memoria. La invocación se les presentó en un conteneder amarillo, el mismo que les hizo pensar, durante algún tiempo, que al fin habían hallado lo que buscaban. Pero lo idealizado se fugó una noche por sus falanges distales. "No se debe señalar más allá de lo posible", se dijeron y bajaron la mirada de las estrellas. Entonces retrocedieron, casi…

Coraza En Tiempos De Lluvia

Coraza en tiempos de lluvia

Llovía, las manos le sudaban, la circulación de su cuerpo la recorría rápidamente. Las palabras no pueden explicar lo que sintió al escuchar el teléfono, contestar y escuchar su voz. Permaneció atónita. La respiración se aceleraba y ella no hacía más que recordar cómo hace unas horas él dio por terminado el amor. —¿Hola? Ella prefirió no hablar, controlar sus emociones, en silencio perpetuo. Depurar los sentimientos y dejar volar al corazón con la lluvia.…

Las Malas Noticias

Las malas noticias

Se retorcía de dolor, se apretaba el vientre como si todo en la vida dependiera de aquel momento, de aquella irónica encrucijada. Estaba seguro de que todo empezó aquella noche en la que se burló del pedo del vecino. Al principio no notó nada, pero después se dio cuenta de que con cada flatulencia suya alguien moría. Sucedió que dejó escapar un sonoro pedo que retumbó en la casa, se rió del gusto, prendió la…

No Hizo Falta

No hizo falta

Acerqué mi oído al vaso lleno de cerveza helada que espumeaba como un perro con rabia y empecé a escuchar el burbujeante mar de su interior. Un eco lleno de calma satisfizo el vacío de mi ansiedad. Al primer sorbo todo empezó a tener sentido: la vida, el amor, el mundo mismo. Pude sentir la efervescencia dorada que hacía las veces de estrellas y las veces de globos llenos de color bailando alrededor de mi…

Concierto

Concierto

Las cuerdas se tensan, su entramado escribe sobre mi piel; la presión en el cuerpo tiende a cambiar el miedo. De los hombros parten y cruzan mi pecho en nudos, mis costados son un mapa, mi espalda está cuarteada de tiras. Estoy envuelta en el nudo que él tejió en mí. Me pongo la gabardina: el frío delicado es excusa suficiente para ocultar esta segunda piel, más suave, más amplia. Soy un texto que no…

No, Por Enésima Vez

No, por enésima vez

¡Vuelve a tocar esa canción! Una voz en off parecía comandar la función de esa noche. En cabina daba la impresión de que esa frase rebotaría en ecos sin sentido. Era de esos días malos en los que las ventanas cerradas y una luz parpadeando eran la muestra de que el ver la misma escena una y otra vez habían agotado su paciencia, su sincronía.  ¡Que le des replay!  ¿No entiendes? Ese mandato había cambiado…

Caminar De Necios

Caminar de necios

Nunca hemos llegado a ningún lado, esa es la verdad. Caminamos siempre la misma tierra pero al parecer ninguna nos pertenece, de ninguna venimos. Nadie se acuerda ya de cómo fue que sucedió, de cómo y por qué iniciamos este éxodo sin sentido, este andar sin destino y sin rumbo. Se comenta que la culpa la tuvo un ancestro. Dicen que apenas era un joven cuando convocó a los pueblerinos para convencerlos de que debían…

La Bestia

La bestia

Siendo muy niña, la conocí. Llegaba inesperadamente y me tapaba ojos, boca, nariz y oídos, dejándome en la oscuridad, silencio y ahogo más absolutos.  Era una bestia descomunal: vengativa y destructiva pero, sobre todo, siempre inesperada. Tuvo que pasar mucho tiempo para que aprendiera a detectar su presencia. Poco a poco empecé a notar detalles mínimos que antes no lograba ver pero que daban indicios de su amenaza. La maldita bestia me tuvo cautiva de…

Madre De Los Fragmentos

Madre de los Fragmentos

Las gotas de rocío no terminan de caer o evaporarse. Ingrávidas semillas, de cada una nace una palabra nueva que nadie conoce ni conocerá más que en fragmentos dentro de los sueños o de la locura. Se van desvaneciendo en el tiempo como hojas secas o como recuerdos de la infancia. Y tú ríes. Y tú lloras. Y tú miras lo que has hecho. Entre tus manos de tierra, a través de tus ojos ciegos,…

100% Orgánico, Alimentado Con El Estrés De Verte Salir

100% orgánico, alimentado con el estrés de verte salir

Y es que tú ibas muy rápido siempre. Siempre nerviosa, como buscando algo, tan inquieta que nunca logré abrazarte. Y eso es lo que quería, abrazarte, pero esas ganas incumplidas, esa frustración se me convirtió en una molestia. Y entonces ya sólo quería agarrarte. Tomarte con fuerza, apretarte y tenerte. Y si supieras que hubieran bastado un par de minutos para saciarme. Pero nunca lo supiste... tan rápido que ibas siempre. Le dije a Caro…

Niño Santo

Niño Santo

Cuando lo sentí fue como si el mundo se ralentizara a mi alrededor. Todo se movía tan lento que las imágenes parecían congeladas, atrapadas en instantes en los que miles de sentimientos y sensaciones bailaban por toda la atmósfera abriendo infinitas posibilidades, destellos de otros universos. Tomó el control por completo. Primero vi que instauró su régimen por un tiempo indefinido, un tiempo sin tiempo en el que nada parecía ceñirse a las normas que…

Ojalá

Ojalá

Ojalá se me acerque este mancito y me eche los perros pa' decirle que primero se coma un chicle y se arregle los dientes. Ojalá este tipo me tocara la nalga pa' darle un rodillazo en los huevos y escupirle mientras se revuelca en el piso del metro. Ojalá venga el doctorcito y se pase de listo pa' decirle que tiene manos de vieja y verga de infante. Ojalá me mire este viejo verde pa'…

Sin Título

Sin título

Creo que debí haber muerto hace años, cuando mi muerte hubiera resultado mínima, insignificante, vacía, silenciosa, anónima, olvidable. Debí haber muerto cuando todavía nadie se había alimentado de mis pechos. Lo sabía. Sabía que cada titubeo con la navaja me volvería eterna, que cada despertar agónico le dejaría libre el camino a la existencia. Debí morir antes, cuando todavía no existían para mí los otros, los testigos, cuando no había más manos que mis manos,…

Entre Equilibrio Y Caos

Entre equilibrio y caos

Se ejerce todo el tiempo. Sin esta acción el mundo sería un caos magnífico y absolutamente inhóspito y, sin duda, el anarquismo reinaría en su máxima expresión. Algunas personas ejercen esta acción con prepotencia mientras otras son demasiado blandas, y raramente puede lograrse el equilibrio perfecto. Todos y cada uno de nuestros actos, emociones y deseos, deben pasar por el tamiz de su ojo inspector. Esta palabrita, apenas de siete letras, la hemos utilizado muchas…

Diario De Esclerosis

Diario de esclerosis

Día 1: Ayer me lo dictaminaron. La tranquilidad es una forma de morir, llega de pronto con un calambre raquítico, con la frialdad de músculos y huesos. Un golpe sempiterno que se aferra a los nervios y persiste. Día 2: Hoy dejó de funcionar mi pierna, primero se arropó de la quieta sinfonía de hormigas hasta que ahora, al despertar, se perdió al querer levantarme de la cama. Ayer me pasó con la rodilla, se entiesó en…

La Caja De La Dra. Pandora Petri

La caja de la Dra. Pandora Petri

Caía ya la noche cuando lo supo. Ese caos incontrolable de afuera le provocaba un malestar terrible, el olor nauseabundo del mundo. Y ese día supo lo que tenía que hacer. Antes de salir del laboratorio tomó una cajita de cristal redonda y en ella puso una solución con bacterias. Ya en casa la colocó en el buró junto a la cama. Y empezó el conteo. Crecían a millares. Para la mañana siguiente la colonia…

Mirar Para Adentro

Mirar para adentro

Cada cabeza es un bosque, un escondite. Corre a refugiarte cuando las ansias te han comido, cuando necesites escuchar tus silencios o cuando las horas por la noche te permitan transitar entre los árboles del sueño. Invita a tu bosque a quien entienda tu lenguaje, cobíjalo con tus hojas secas y enséñale esa vida paralela donde tu exterior hace eco con lo interno de tu cuerpo y donde podrás encontrar la paz.  

Los Hombres Del Traje Negro

Los hombres del traje negro

Sin ser costumbre mía, hoy abro los ojos en horas que para mí huelen todavía a madrugada. Aún sin saber que hacer, elijo abrir la ventana de mi habitación y mirar un poco desde aquí arriba. Por la calle van pasando hombres de dudosa importancia. Caminan con una vertiginosa inercia y tropiezan continuamente con la punta de sus frías corbatas; la única manera de hacer un poco más interesantes esos trozos de tela sería colgándolos…

Lo Que Ocurre En Los Altos

Lo que ocurre en los altos

La misma angustia en los globos oculares del día anterior y de hacía unas semanas y de hacía más de un año. Qué podrían saber los demás cuando halagaban la curva extendida en su boca al saludar. La luz en rojo. En el transcurso del día alguien le había dicho que no creía en su talante largo. La luz continuaba en rojo. Las sonrisas de cortesía tendían a ser confundidas con síntomas equívocos de felicidad.…

Tribulaciones

Tribulaciones

Bebió tomando la forma de un cuerpo que vaga sin lugar, sin origen. El espanto es un precio que pagan los espectros descalzos porque no duermen, porque merodean sin control. Con los ojos divididos, usando máscaras de lechuzas, ruegan por perdón y lloran su arrepentimiento cuando el cuerpo y el alma ya no son.  

Fugas

Fugas

Imposible tener el tiempo entre manos. Corre como un río. Los antiguos intentaron apresarlo, pero las clepsidras no eran más que una fugaz ilusión. Al final del día, volvía a correr el agua –esa imagen del tiempo– y el contenedor se quedaba vacío. Era preciso volver a llenarlo, a sabiendas de que la prisión quedaría desolada en el sueño. Antes de dormir, en el silencio de la noche, el ritmo se vuelve más insistente: late…

Mantra

Mantra

Allá está la línea de meta, la chica perfecta, el hijo exitoso, la obra publicada, el momento de oro. Ahí está la pista obscura, el camino serpenteante, la escalera resbalosa, el trayecto incierto, el rebelde tiempo. Aquí está el saco de carne, los huesos frágiles, la piel delicada, las extremidades que no vuelven a crecer. Aquí está la mente de proyección infinita, el cerebro farmacéutico, el individuo agnóstico, el títere de batería finita sin fecha…

Angustia (cómo Matarla)

Angustia (cómo matarla)

El corazón, las ideas, los pies y la mirada en diferentes lugares; efectos de una sobredosis de realidad. Aún frente al espejo, ve mucho más de lo que necesita. Ya no puede más. Reconoce al anquilosado rival. Pupilas no dilatadas. Corazón fuera de ritmo. Retorcido espacio-tiempo. Pierde el control. […] Busca entre el pequeño cajón y encuentra una vieja arma. Algo explota. La vida sigue arrítmica, pero es distinto. Acepta no haber recuperado el control.…

Hamelin

Hamelin

Ocho de la mañana y alguien atina a llamar a la puerta; a estas alturas ya todos me parecen Testigos de Jehová… ¿No ven que llueve, que intento descansar, que allá afuera parece noche cerrada? Un plácido sueño, tibio de caderas ondulantes, arruinado por un capricho. Y encima el aliento atroz de este carnero escuálido me marea apenas bufa. Me mira con ojillos perdidos, a la distancia, contemplándome aburrido como si fuera pieza de museo…