«Su cintura escapular era la tregua para descansar la boca en mi subida, en mi descenso.»

Penumbra

Penumbra

Me sentó por fin en una silla del comedor. La madera me recibió y los cantos se hundieron en mis piernas. Ensartó las agujas con una calma espléndida, después urdió un nudo con listón y apretó con delicadeza; un resuello encontró su camino y el temblor subía desde mi cadera. Escuché sus pasos y las pinzas metálicas se prendieron de las agujas: el zumbido de la corriente me erizaba la espalda. En la penumbra, sólo…

Huevos

Huevos

Mientras transgredo con mi daga de carne el penúltimo rincón que quedaba inmaculado en tu cuerpo y con mis manos de orangután espicho tus tetas condimentadas de golpes y mordiscos, observo fijamente por la ventanita, la pequeña ventanita con cortina de flores por donde se cuela a nuestro antro de sudor y cuero un destello de sol mañanero amarillo y perfecto y miro tu cuerpo penetrado, ultrajado, volteado al revés, atropellado, convertido en onomatopeya inmunda…

Transformación

Transformación

Comienza con una cuerda que suave pasa por la espalda, los muslos, cadera, vientre, hombros y se enrosca en las muñecas; ahí va apretando y apretando hasta que duela gratamente. Después, otra cuerda se adhiere al pecho como una lengua y marca sobre mis pezones una línea rojiza salada y húmeda. No es dolor lo que siento, sino una especie de transformación en cada una de las partes de mi cuerpo donde las serpientes de…

Preámbulo

Preámbulo

Tengo la piel sensible, sobre todo la pelvis y justo donde se corta la nalga. Me salen morados fácilmente y con cualquier rasguño se me inflama y enrojece. El frío me comprime, hace que se me corte la respiración y el fuego me saca gritos. La obscuridad me causa angustia, soy como claustrofóbica. No moverme me altera, me vuelve medio esquizofrénica, o sociópata, no sé, je. Sí soy como sensible, pero el asunto complejo lo…

Las Escolleras

Las escolleras

Nos vimos en las escolleras donde también nos encontrábamos de niños: “Este es el sueño que quiero que cumplamos”. Se fue desnudando mientras caminábamos por el rompeolas, la luz menguante resaltaba las marcas de algunas de sus pecas que formaban caprichosas constelaciones. Yo me extasiaba al mirar un cuerpo que deseé desde niño. “¡Ahora amárrame fuerte!”, y separó las piernas. Pasé la cuerda y me aseguré de que siguiera el camino de aquel surco, debía…

La Casa Roja

La casa roja

Dicen que no me quiere, que ha abusado de mí, que no sé: me llaman víctima. Pero ¿qué es lo que quieren que sepa? Yo nací ahí, esa era mi vida, buena o mala pero mi vida. Quieren ayudarme, pero yo no necesito ayuda. Apenas ayer se cumplió un año de aquella noche en que entró el Ministerio Público. Mi cuerpo ha sanado, de hilos rojos a hilos blancos: cicatrices: sin embargo extraño el abrirse…

Rompecabezas

Rompecabezas

Tenía el sol y el caracol mordiéndole la oreja, el pecho amable para recibir mi peso. Su cintura escapular era la tregua para descansar la boca en mi subida, en mi descenso. Tenía el paso aéreo que lleva a todos lados, los ojos manos para despertarme los mareos. Tenía el bálsamo, la brasa, la respuesta, el tapete volador en sus mil lenguas.  

Tomada De Pelo Al Público Para Seis Actores (con Premio)

Tomada de pelo al público para seis actores (con premio)

Se abre el telón. Todo permanece a oscuras, sin embargo alcanzamos a escuchar el ruido de una pareja que susurra y ríe en voz baja. Se encienden las luces gradualmente hasta el punto en que se logra percibir una habitación blanca sin muebles ni accesorios de ningún tipo, pero la luz no alcanza a sacarla de la penumbra por completo. Al centro vemos a una pareja desnuda y abrazada. La larga cabellera de la mujer…

El Imperio Democrático De Los Sordos

El imperio democrático de los sordos

He alzado el vuelo entre millares de cerillos a medio prender, a medio asfixiar, y he creído que amanecía de un dulce color naranja. Mi ciudad de iluminaciones, de fantasmas que van al mercado con sus túnicas de domingo; me elevan sobre y más allá de la víbora sagrada. «¡Hey! Mira, desde aquí, mis uñas infantiles son ya una semana de colores». Soy tu ciudad perdida, el hedor putrefacto de cenizas. Desnuda ante mis fornicaciones…

La Legra

La legra

Tú querías ir y yo quería que fueras. Definitivamente no era el momento de pensar en tenerlo. Nunca he estado lo suficientemente decidido a traer un niño a este mundo de mierda. Un departamento vacío en la  orilla de la ciudad: el lugar ideal para un consultorio del que no se quería dejar ningún rastro. Apenas una cama para revisión. Llegamos cerca de las nueve, una pareja salía con la misma jodida expresión con la…

Hipócrita

Hipócrita

Soy de esos que le cede el paso a los ancianos, le lleva flores a las mujeres, no debe dinero, apoya la adopción de animales, compra productos hechos en México, dice por favor y gracias. De esos que nunca llega tarde a su trabajo, no hace esperar a nadie o, peor, sufrir. No digo malas palabras, obedezco las señales de tránsito, tiro la basura en su lugar, aunque sea la del vecino. Ahorro, hago ejercicio,…

Lecciones Básicas

Lecciones básicas

Si es rico aunque sea tantito, y no me vengan con que no les gusta, porque la parchanga es la parchanga, el gusto es el gusto. Justamente, ahí donde se acaba de meter el Chevy está la mera fiesta: dos, tres, cuatro chamaconas listas para la batalla. Bueno, bueno, pa' qué preguntas, mijo, usted déjese querer que “agujero, aunque sea de caballero”, y ¿qué sabes de amor si nunca te ha abrazado un oso? ¡Sí!,…

La Leche Rosa

La leche rosa

Era invierno y las resequedades hacían de su nariz un campo minado relleno de mucosidades que se adherían como costras a las paredes nasales de aquella niñita de los ojos grises. Cada que intentaba arrancar una de esas pedregosas figurillas, un chorro de sangre brotaba y salpicaba toda su camisa. Aquello era una festín tapizado de rojo, daba la impresión de que estabas enfrente de un tableau de Jackson Pollock o un San Fermín en…

La Pérdida De Las Ganas

La pérdida de las ganas

Las últimas tres veces comencé a dejar de sentirte cuando estabas arriba de mí. Era como si tus pensamientos jalaran todo tu ser hacia otro lado y así tu cuerpo perdía toda densidad, toda humedad, toda belleza. Tus manos torpes y tus ojos hundidos en la nada. Éramos todo y no podíamos sentir. Un par de veces me distraje tanto que perdí las ganas. Un día dejé de asistir a nuestros clandestinos encuentros. Me paré…

El Momento Oportuno

El momento oportuno

Hay un tiempo para comer y un tiempo para beber, un tiempo para trabajar y un tiempo para descansar. Hay un tiempo para estar ahí, aquí, y un tiempo para recordar. Hay, sobre todo, un tiempo para abrazarse y un tiempo para separarse, para hundirse, para sublimarse, para comprimirse, para apretarse, para dejarse ir. Hay un tiempo para hacernos los unos de los otros, para someternos, para domesticarnos y para agradecernos. Para encontrar la felicidad…

Sátiro

Sátiro

1. Él es sin duda el hombre más bello que he visto. Alto, moreno, cabello negro ondulado, ojos azules que contrastan fuertemente con su piel. La nariz recta de estatua griega. El rostro fino pero con las facciones marcadas. Una quijada fuerte. El cuerpo alargado, de brazos musculosos y un cuello largo como de cisne. El hombre dispuesto a la danza. Su cuerpo capaz de hacer latir mi corazón en una revolución. 2. Tiene una…

Amar Al Mar

Amar al mar

Llegó el día en que, después de casi cinco años, nos volveríamos a encontrar. Abordé el avión vuelo vespertino para mirarte desde el cielo antes del atardecer y apreciar tus colores y formas, esas que a veces furiosas impiden que cualquiera se te acerque. Bajé del avión velozmente para tomar un taxi; contuve las palabras, el silencio me acompañó en el camino. Por fin estábamos frente a frente. Me quité los zapatos y me puse…

Dando Cortas Por Quedarse A Largas

Dando cortas por quedarse a largas

Para ella, él es como un niñato de mamá, de esos que se pican la nariz cuando están aburridos. Educado, entre otras cosas, para ser atendido, malcriado, engreído, caprichoso, un bebé llorón. Él tiene los ojos de quien sufre cada tercer día de lirios crecientes en el lagrimal. Le ha visto comer dulces como quien bebe café, tanto para apaciguar el hambre como para cuando no hay algo más que comer. Ella recuerda la ocasión…

La Risa

La risa

(A Gabriel) Cuando ríes el mundo entero florece. Es esa risa tuya la que despierta a los animales de mis profundidades marinas y los obliga a salir, a ver el sol. Te deseo cuando ríes. Tu risa que es una explosión erótica de todos los sentidos dilata mis poros y me sube la sangre a la cabeza. Mi fantasía será siempre que rías mientras socavas mi tierra, mientras abres en mí huecos que riegas con…

Sobrenatural

Sobrenatural

Primero comenzará a salirte pelo donde antes no tenías pelo, pero no sólo eso, tendrás pelo de colores, colores brillantes que se iluminan con la luz del sol. Después, y esto te dolerá un poco, empezarás a sentir una ligera molestia en la parte baja de la espalda, lo que te obligará a encorvarte y comenzar a caminar en cuatro patas. Lo peor es el dolor de cabeza y es que no es uno como…

Petiso

Petiso

—No había manera de mirarle al petiso y no sentir ganas de llorar. Te lo juro, che, no había manera. Era como si realmente pensara. —… —No, no quiero decir que los niños no piensan, pero luego uno cree que lo hacen, ¿cómo decir?, demasiado simple. Bueno, no sé, tú sabrás más de eso porque tienes hijos, pero yo, qué te puedo decir yo que ni hombre llevo. »¿Te acuerdas del Lorenzo? Pues al final…

Colors

Colors

Quiero irme a una playa de mares hondos y soles negros. Caminar en mares blancos de soles locos y letras negras. En playas de pasos fluorescentes de lluvias lisas y vientos roncos. Gritar hasta hacerme ola ebria. Al militar en verdes acalorados, romper la estrella guía. Hacerme navío de espuma, que olas rosas y un viento blanco no limiten lo inaniciente. Auras danzarinas de moho, lauras apilando entre estrellas, y en la roca ser el…

En La Arboleda

En la arboleda

Vestidos con nada más que túnicas ligeras y blancas llegamos a las ruinas que dormían en medio del bosque. En un cuenco vertió el zumo de raíces, que terminamos en un par de tragos. Subimos piedras y peldaños hasta llegar al punto más alto. Nuestros ojos apenas un par de metros sobre las copas de los árboles. El sol en el zenit. El cielo azul pavoneaba unas pocas plumas de nube. Me ubicó en el…

Alquimia De Un Alma Rota

Alquimia de un alma rota

Nadie supo de él. Un día, sólo desapareció. Había encontrado un pasaje secreto en su habitación que lo llevó a una caverna lúgubre, húmeda y llena de silencio: un lugar distanciado del mundo. Eran él y la oscuridad; él y las turbulencias, los recuerdos dolorosos y la culpa que rebobinaba una y otra vez para regodearse en la melancolía de las imposibilidades. Alguna vez conoció la felicidad pero la convirtió en un estado inaccesible. Creyó…

Tres Cuartos

Tres cuartos

Justo a la mitad le corto un trozo, me gusta ver cómo se le escurre el jugo, ese líquido rojo que se vierte sobre el plato de madera. Y paso a una orilla para empezar a cortar un pedazo a la vez, cada uno llegará a su tiempo a mi boca. Junto tengo una copa de vino, como siempre; ahí hay más rojo, más cuerpo, más sabor y fuerza. El primer trozo es el mejor:…

Aforismos

Aforismos

I Quien piensa que no hay mayor placer que descansar después de un trabajo extenuante se equivoca: no hay mayor placer que descansar viendo trabajar a otros. II La prueba definitiva de que el placer no está ligado al trabajo es el salario mínimo. III Sabes que el mundo te ha derrotado cuando tienes la sensación de que es necesario pagar por tus placeres. IV El placer, allá, sucediendo, y uno acá, escribiendo sobre él.…

Me Gustas

Me gustas

Me gustas en la playa, cuando gozas, cuando bailas, porque puedo ver el universo de tus pecas, esas que son como constelaciones rítmicas y que provocan un trance en tu ardiente humanidad. Me gusta esa efervescencia otoñal que brota en el rosado de tus mejillas y que celebra con el viento el éxtasis de tu risa. Me gusta tu piel, cósmica y dorada, con adornos de manchitas de colores, donde flotan tus olores de madera…