Saltear al contenido principal

Los escritores escribieron y cuando el punto final fue estampado, los ilustradores añadieron la imagen.

Velocidad de la luz

Poco a poco, con el amanecer, la luz se cuela por la persiana revelando la habitación en penumbras. Lentamente se desliza mostrando la sábana en el suelo, la ropa deshecha y distendida; sube con pereza iluminando una cama y un pie de nácar, una pierna femenina y larga como un año de mala suerte y, a eso de las diez, unas nalgas tranquilas sembradas de diminuto trigo, de ese que sólo se ve a contraluz.…

Me acabo de chingar mi último cerillo (o de por qué debí comprar un encendedor)

Prendí un cigarro afuera de esa fiesta que, de no ser por tu presencia, hubiese estado muy jodida. ----- Fueron más de dos horas mirándote adentro, mientras bailabas y besabas a alguien que te veía más el culo que los ojos. Logré hacerme tan pequeño como para entrar y ahogarme en el vaso rojo. Pero ahí seguías, bailando al alcance de mis ojos hundidos en ron barato. ----- Ya era de madrugada. Pisé el filtro…

Luz

Cuando estás a punto de morirte dicen que ves una luz, esa famosa luz al final del túnel. ¿Será cierto? Nunca he estado muerto pero un día mientras dormía me despertó de pronto una luz que iluminó todo mi cuarto. Fue entonces cuando me di cuenta de que los extraterrestres estaban ahí. No los vi, sólo vi la luz, esa luz intensa que iluminó todo mi cuarto y desapareció en cuestión de segundos. Lo juro,…

Esta noche quiero que cierres los ojos

Apaga la luz, vamos a escondernos entre las sombras para arrancarnos la piel y tocarnos uno a uno los músculos del cuerpo. Vamos a respirar aire vivo en este mundo de muertos.  Vámonos juntos por el camino de tus venas y mis venas, bebiendo la sangre que resbala lentamente por el cuerpo hasta que se pierde. Vámonos como siempre, lamiéndonos los huesos hasta no dejar ningún testigo de nuestro amor en este infierno, respirando profundo…

Luz

La luz devora la oscuridad, se alimenta de ella y nos regala sombra. Luego nos dice que las sombras son malas por ser oscuridad. Nos aleja tanto de ellas que nos forzamos a no verlas cuando caminamos. Y ellas, desoladas, van tras nosotros y a penas alcanzan a rozarnos las suelas de los zapatos. La luz es esquiva. Se nos esconde detrás de lo que nos muestra, nos distrae con las cosas, con su pasar…

Alientos de tedio y deseo

Bocanada de tedio. El suspiro se teje, se enreda y se disuelve. Ese blanco vértigo, abismo de sensaciones que atraviesan, sin diques ni represas. Flujo, sólo flujo. Mis ojos miopes no precisan forma ni figura; toda blanca confusión se disipa y desvanece en el aire. Esos ojos tuyos, azules de niña, erizan el cuerpo, sólo el recuerdo… Miedo al des-nudo; de deshacerse todo el tejido deshilvanado. No habrá ya para mi conciencia amanecer ni crepúsculo,…

Pausa

El asunto tiene que ver con el tiempo, con todas las acciones que ejecutamos mientras pasa y que a su vez desencadenan nuevas acciones nuestras y de otros, componiendo orgánicamente una gran cantidad de ramificaciones de acciones, similares a las cavidades pulmonares. Respiro. Aspiro el silencio. Boto más y más pensamientos. . . . A veces -cuando lo recuerdo- dejo pasar un poco el tiempo antes de aspirar nuevamente. . . . Me da un…

Ventura

Lo vi desde mis mañanas de niña iridiscente. Tendrá los días exactos, las manos amables, el abrazo etéreo. Va a oler a lo que huele un armisticio. Sabrá desenredarme del tiempo. Me hallará derramada de preguntas. Lo entenderé desierto de palabras. Se dormirá el terror nocturno en la curva de su beso. Nos seremos.  

Entrecalma

El sonido cerebral suena y hiere, me digo: calma, deja pasar, que la emoción recorra el cuerpo pero que no mueva             que pase .                                      y .                                      resbale, .          …

Desnivel

Justo después del puente de la autopista que pasa sobre la Guadalupe quitaron una losa de cemento y no han puesto advertencia alguna para los carros. Es un desnivel de unos 20 centímetros entre el cemento y la tierra destapada. Llevo tres noches viniendo con mi mejor amigo a la panadería que está enfrente. Los primeros coches ven tarde el desnivel, frenan con fuerza y sorprenden un poco a los que vienen detrás. Pero estos…

Y así por el resto de los días

Abro los ojos. Apago la alarma. Prendo la televisión. Checo mi Twitter. Me levanto de la cama. Hago pipí. Me meto a bañar. Me pongo crema. Me peino. Me pongo una bata. Tiendo la cama. Me pongo la ropa. Fumo. Vuelvo a fumar. Abro la puerta. Saco la basura. Me lavo los dientes. Tomo las llaves. Abro de nuevo la puerta. Saludo al vecino. Me subo en mi auto. Tomo Circuito Interior. Le grito al…

De la calma al caos, te prefiero a ti

Qué bonita la calma cuando llega, lástima que haya tardado tanto en llegar. La esperaba desde hace tiempo. Tirada entre las sábanas miraba a la ventana y te inventaba; te dibujaba con la punta de mis dedos. Te parecías mucho a mi cabello enmarañado, a la confusión temerosa que subía por mis piernas hasta amarrarme las rodillas. La buscaba, la busqué no sabes cuánto. Pero mientras más pensaba en ti, en tus manos, en tus…

El suspiro de Kokoshka

-Mira, Katia, eso que ves allá a lo lejos, no es una pintura, sino tu querido Moscú. -¿Lo dices en serio? Jamás creí que un artista tan vilipendiado como tú pudiera cumplir mi sueño de regresar a mi ciudad natal luego de trabajar veinte años como prostituta en tu país. -Ve a recorrer tus calles. Yo suspiraré porque mi ciudad acaba de perder a una de sus mejores putas por dinero. No lo hice para…

Cálmate

No te encuentro por ningún lado. Cálmate. Estoy calmada. Cálmate. Estoy calmada. Cálmate. Estoy calmada. La calma es la tormenta. Está enamorada de ella. Se extrañan mutuamente. No piensan en ninguna otra cosa. Escuchar no es lo mismo que tocar. A todo se llega a partir del opuesto. Piensan. Se quieren conocer. Mienten. La calma no es calma pues ansía su destrucción. Y la destrucción es la vida porque es el cambio y el cambio…

La intención de morir a mediodía

Según los viajeros, un pueblo como Atongo de Abajo siempre se ha distinguido por ser aburrido. Los jóvenes sueñan con irse a trabajar a Estados Unidos y ahí emborracharse, tener sexo y andar de fiesta en fiesta. La mayoría de los jóvenes no regresan y el pueblo se ha convertido en un cementerio de ancianos vivos. A principios de diciembre, un joven descendió del camión de la tarde. Llegó a casa de sus padres y…

Calma

desato mis manos. retiro de mis ojos la avalancha. cava mis venas el pulso del cansancio. beso el exilio. es el maullido de las sombras quien me abraza. me arrojo al lote de olvido. me regalo la delirada quietud de los barrancos.

Abuelo

Soy el acreedor del último suspiro de mi abuelo. En la habitación ronca, en la afónica penumbra, dos tías porcelanosas que olían a lágrima falsa y tintos mal digeridos, me dirigen con seis trémulos años hacia el abuelo estentóreo que a duras penas fluye, que tose remordimientos y sabe que no verá nada más que ese techo y que me agarra fuerte del brazo, con esos dedos óseos y angustiados y me dice mijo, nunca…

Fue como ahogarnos

(Del lat. suspirĭum). 1. m. Aspiración fuerte y prolongada seguida de una espiración, acompañada a veces de un gemido y que suele denotar pena, ansia o deseo.   No sé qué era lo nuestro, se sentía como pena, sudaba como ansia y arañaba como el deseo. No sé por qué empezó y mucho menos cómo terminó. El lugar común nos obliga a decir “fue como un suspiro”. Mentira.  

Un soplo

Ya no recuerdo por qué suspiro, sólo sé que lo hago todo el tiempo, porque me enamoro, porque odio, porque no como o no duermo. Suspiro porque suspiro. Me llevo las manos a la cabeza y un pensamiento viene a mí… suspiro… Suspiro porque no puedo hablar. Es como si me tragara uno a uno los enojos, como si por cada uno que resbala por mi garganta se expulsara un grito mudo que no alcanzo…

Bostezo

Me parece increíble verte sentada junto a mí, quince años después de conocerte y aún con ese anillo de hilo negro que te regalé en el metro. No puedo más que sonreír cuando echo reversa en mi cabeza y transito por las playas que acariciaron nuestros pies, por los parques y bancas que acecharon nuestros besos, por los caminos de tierra, cemento o piedra que nos trajeron hasta aquí. En todos mis recuerdos te llevo…

Aire

Es sólo aire. Nada más que aire. Tú me dices que puede ser por pena, por ansia o por deseo. Que se gime. Yo te digo que sólo es aire. Tú me dices que después viene una espiración y yo sólo puedo pensar en la expiración. Tú me dices que es exhalar. Yo que acabar, que exhalar es también el fin de la respiración y la expiración es el fin de todo. Me dices que…

Iocaris

Iocaris se escurre en el aire. No es que flote. ¿A dónde? Se                                          sabe siempre cómo llegar a donde Frío caliente, tibio. Caliente. Frío. Caliente ahí                               Me roba el tiempo, lo hurta de mis manos. Rompe todo Caniquitas de colores…

Telematch

Una alemana de mediana edad, robusta, vestida de provincia, corre alegre y desesperadamente mientras un pin de bolos gigante la alcanza y la azota contra el agua. Sus compañeros de equipo saltan como si un balón pegara en el palo dejando ver atrás la colorida escenografía al aire libre. … No recuerdo siquiera el nombre. Fue algo inédito. Tristemente los creadores del videojuego olvidaron dejar una salida obvia o difícil a la escena. Quizás no…

Los juegos del desOdio

Ella: Es tan común pelearnos, que hasta me aburre pensar que a veces te odio. Él: Sabías que tarde o temprano nos aburriríamos hasta del odio. Ella: ¿Entonces qué sigue? Él: Asesinarnos, aunque signifique el final del juego. Ella: Bueno, creo que vale la pena.

Corre

A ver, vas a salir por ese hueco. Apenas salgas vas a gritar con toda tu fuerza y agarrar el aire necesario para comenzar la carrera. Vas a tener que arrastrarte un rato, a rasparte codos y rodillas y en algunas ocasiones también vas a tener que cagarte encima. Sigue siempre adelante, hasta que puedas pararte y entonces tendrás que empezar a correr. Hacia el frente siempre y mirando atrás sólo de reojo para ver…

Interpretación

Hoy calla el arpa de la sensación, corre el tempo celerísimo latir sincopado. Espera, caja de ecos y resonancias manos que pulsen el canto cuidadosos dedos que templen

El vals

Con el cuerpo ausente entre paredes a campo abierto, atadas las manos; con espasmos de eternidad que en el azul ascienden igual que pesadillas. La vida llenándose sin sentido entre la calma y el juego siempre siniestro de la consciencia, entre el cansancio y la locura, con la memoria como una ventana hacia la oscuridad siempre abierta. Nadie sobra en este vals. Terapias, condiciones, quietud artificial. No se puede vivir dando la cara a la…

Nota roja

La obscuridad de la medianoche acariciada apenas por la displicencia de faroles lejanos, un ferrocarril de vocales eróticas que atraviesa con dificultad las vías de la garganta, piel erizada y vellos como bigotes felinos capaces de sentir el peso de un fotón, la expansión del Bósforo de Almasy que bloquea momentáneamente la respiración y la razón, las arcadas, la boca abierta, la boca cerrada, la boca abierta, la curva exponencial entre velocidad y deseo, la…

Cuchillos

"Esa navaja gris te cortó la voz… se hizo cuchillo al fin" Cuchillos - Charly García   Caminaba tranquilo, era domingo, era esta ciudad inconclusa, los árboles se meneaban con pereza, la tarde se me iba entre los dedos, los cigarrillos escaseaban y la cerveza, pesada ya, dejaba de ser una opción. Necesitaba algo más fuerte, más vigor, un aguardiente un ron un vodka un poco de ginebra con hielos. Entré a una licorera en…

L’ âme perdue dans l’obscurité

"La muerte es una quimera: porque mientras yo existo, no existe la muerte; y cuando existe la muerte, ya no existo yo." En la obscura esquina del angustiante, sucio y derruido cuarto se colaba un pequeño haz de luz, el olor era desagradable. Tal vez eran días enteros los que llevaba ahí dentro, perdido, en viajes, encerrado en mi propia mente y sin poder encontrar la llave para escapar. […] El inframundo es un lugar…

Hola

-¿Hola? ¿Hay alguien ahí? -La cuchilla. -¿Alguien menos exagerado? -El cuchillo cebollero. -¿Alguien más rústico? -El machete… -¿Alguien que no implique muerte? -… -¿No? -También tenemos que ver con la vida… Respira y acércate.

No se me ocurre nadar

En tu gruta kárstica, en tu río subcutáneo, en tu discontinuidad de Lehmann. En tu corazón de fruta, en tus ojos sésiles, en las muescas de tus manos. En tus esquinas doblaré mis huecos. En tus bordes afilaré mis labios.    

Sus ojos. Un filo.

Cambio la página. El filo de la hoja me corta. No hay sangre, pero la abertura está hecha. Una punzada. ¿Qué libro era este que me hiere? ¡Claro, claro! Me fascina que sea un diálogo, uno de los Diálogos. Y hay una caverna. Sigo y sigo. La punzada también. Paso el dedo por las letras, las toco, las siento como si leyera en braile, como si una miopía visual se compensara con este tacto. Las…

Siegas

Ríos rojos destilan, lágrimas corazón de biznaga seco de silente hemorragia; su negro palpitar late, sin sed roja, se precipita la gota solitaria vacía de promesas. Extraviado, él en la noche de tempestades el espejo calla. El hontanar de su voz grita al desierto por volver al estero, azul y así florecer en su aroma; la voz anhela un afluente. Pero las palabras afiladas por el tiempo refrenadas, al entrever la luz siegan las cuerdas:…

Diálogo

–Ya habíamos hablado de que ser mortal era sentir dolor. –Claro, es lo justo, ¿pero por qué esperar al momento en que más pega? –Porque también es lo justo. Ya deberías acostumbrarte.

Cosquilleos

Malco Razón no sentía como los demás. Cuando le llegaba la ansiedad, la angustia o el amor no le revoloteaban “maripositas en el estómago”, como solía decir su hermana. En su lugar, sentía pedazos de caricaturas descuartizadas que le provocaban vómitos con su cabello despeinado, o punzadas con el roce de un seno cercenado y excitado. Sufría. Sufría bastante cada que alguna emoción acaparaba sin permiso su vientre. Malco murió de manera inexplicable. Decidieron practicarle…

Taxidermia

Aquí viene la cuenta regresiva el grito boca abajo la lengua embalsamada el tránsito cíclico del frío el ojo de cíclope invidente la caricia lasciva de la nada el andar continuamente adormecida el arpón lubricado el agujero el frío la cometa en el árbol el vacío entre los dedos el vulgar latido a rastras el frío el frío el eterno deambular de espaldas. Está dejando que los cuervos se me acerquen a las sienes. Estoy…

Trepidar

Arrancarme la carne y dejar que la sangre fluya y se meta en cada alcantarilla que se atraviesa. Dejar que se mezcle con el agua sucia, que se la coma el sol y se la lleve la distancia. Dejar que caiga encima de los rostros de aquel que te viola y te maltrata, quemarle la cara con mal augurio y punzarle los ojos con el dolor de las uñas. Callarle la voz con el ácido…

Neón

A brillo de pulmón inflábamos planetas. De la pulpa del aliento asomaban resplandores, dientes de león que se elevaban hasta el paladar del cielo. Y le lamía en braille y le leía el viento y me guiaban cernícalos sextantes . Nevaba neón sobre cada oscuridad del esqueleto.  

Volver arriba