Shots de literatura ilustrada. De nosotros para ustedes, con amor.

Nuestra Divina Señora De La Sagrada Cuchilla

Nuestra Divina Señora de la Sagrada Cuchilla

Divina Señora de la Sagrada Cuchilla, ruega por nosotros. Nunca recé. No rezaba nunca. Pero un día la vi. Apareció en la pared de la cocina. Yo sé que a cada quién le llega un día su santo, su espíritu guía que te dice qué hacer, que vela por ti y por lo que deseas. Ella es la mía. Cada que estaba en la cocina, si me tocaba picar las verduras oía un ruidito saliendo…

Nota Roja

Nota roja

La obscuridad de la medianoche acariciada apenas por la displicencia de faroles lejanos, un ferrocarril de vocales eróticas que atraviesa con dificultad las vías de la garganta, piel erizada y vellos como bigotes felinos capaces de sentir el peso de un fotón, la expansión del Bósforo de Almasy que bloquea momentáneamente la respiración y la razón, las arcadas, la boca abierta, la boca cerrada, la boca abierta, la curva exponencial entre velocidad y deseo, la…

Cuchillos

Cuchillos

"Esa navaja gris te cortó la voz… se hizo cuchillo al fin" Cuchillos - Charly García   Caminaba tranquilo, era domingo, era esta ciudad inconclusa, los árboles se meneaban con pereza, la tarde se me iba entre los dedos, los cigarrillos escaseaban y la cerveza, pesada ya, dejaba de ser una opción. Necesitaba algo más fuerte, más vigor, un aguardiente un ron un vodka un poco de ginebra con hielos. Entré a una licorera en…

Rayuela

Rayuela

…de la Tierra al Cielo. ¡Qué camino, pesado ascenso! Pensaba que el piolet era imprescindible, ahora me doy cuenta de que un paracaídas lo es igualmente. A veces, preferiría la tiza. Plum, en una ojeada, ya había llegado al fin, a ese azul diáfano y transparente; ardía a salvo en la luz, y para mi sueño no había noche, alumbrado por la lámpara. Pero Tiempo pasa, corre en línea recta, su flecha es inclemente, su…

L’ âme Perdue Dans L’obscurité

L’ âme perdue dans l’obscurité

"La muerte es una quimera: porque mientras yo existo, no existe la muerte; y cuando existe la muerte, ya no existo yo." En la obscura esquina del angustiante, sucio y derruido cuarto se colaba un pequeño haz de luz, el olor era desagradable. Tal vez eran días enteros los que llevaba ahí dentro, perdido, en viajes, encerrado en mi propia mente y sin poder encontrar la llave para escapar. […] El inframundo es un lugar…

Sabelotodo

Sabelotodo

"Detesto los momentos en que odio, y odio todo, y el odio soy yo."   ¿Qué es la razón, más que un cirio de cera barata dejado al pie de un huracán? ¿Qué son las palabras si no sombras ululantes reflejadas en la opresiva roca de la caverna de Platón? ¿Qué es la amistad, más que un juego de canicas sin meca en una banqueta abarrotada y eternamente transitada? ¿Qué es el cuerpo, más que…

Filos

Filos

Al filo de la realidad y un poco meada en los calzones la tierra oscura me devuelve al terror, me corto poco a poco con el filo de la realidad.   Debajo de un árbol, ella googlea: "al filo"… al filo de la ley, al filo de la mentira, al filo de lo imposible, al filo de la muerte y, por fin, al filo de la realidad, que, a su parecer, era la definición más…

Hola

Hola

-¿Hola? ¿Hay alguien ahí? -La cuchilla. -¿Alguien menos exagerado? -El cuchillo cebollero. -¿Alguien más rústico? -El machete… -¿Alguien que no implique muerte? -… -¿No? -También tenemos que ver con la vida… Respira y acércate.

No Se Me Ocurre Nadar

No se me ocurre nadar

En tu gruta kárstica, en tu río subcutáneo, en tu discontinuidad de Lehmann. En tu corazón de fruta, en tus ojos sésiles, en las muescas de tus manos. En tus esquinas doblaré mis huecos. En tus bordes afilaré mis labios.    

Sus Ojos. Un Filo.

Sus ojos. Un filo.

Cambio la página. El filo de la hoja me corta. No hay sangre, pero la abertura está hecha. Una punzada. ¿Qué libro era este que me hiere? ¡Claro, claro! Me fascina que sea un diálogo, uno de los Diálogos. Y hay una caverna. Sigo y sigo. La punzada también. Paso el dedo por las letras, las toco, las siento como si leyera en braile, como si una miopía visual se compensara con este tacto. Las…

Niña

Niña

Niña que salta, niña que baila. Niña que tiembla de alegría. Niña eveready de goma vibrante. Niña sonrisas. Niña enferma de cosquillas y miembro vitalicio del clan de los alegres. Niña preciosa de piel de tiza, manos de pandereta y piernas de marimba. Niña sin edad con sexo de juguete. Niña campeona de danza en la banqueta. Niña sinvergüenza cantante de ducha, lluvia y buses. Niña reina de espasmos abdominales. Niña enemiga del ratón Pérez.…

Siegas

Siegas

Ríos rojos destilan, lágrimas corazón de biznaga seco de silente hemorragia; su negro palpitar late, sin sed roja, se precipita la gota solitaria vacía de promesas. Extraviado, él en la noche de tempestades el espejo calla. El hontanar de su voz grita al desierto por volver al estero, azul y así florecer en su aroma; la voz anhela un afluente. Pero las palabras afiladas por el tiempo refrenadas, al entrever la luz siegan las cuerdas:…

Diálogo

Diálogo

–Ya habíamos hablado de que ser mortal era sentir dolor. –Claro, es lo justo, ¿pero por qué esperar al momento en que más pega? –Porque también es lo justo. Ya deberías acostumbrarte.

Estertores

Estertores

acá mi boca hija de sonrisas adoptivas acá mi piel de apariciones mi tiritar de niña desvestida   allá tu lengua sigue trabando corazones acá revientan perlas expansivas   y me desangro en todas direcciones violentamente florecida

Espasmo

Espasmo

Espasmo. (Del lat. spasmus, y este del gr. σπασμός). 1. m. Enfriamiento, romadizo. 2. m. Lit. Contracción involuntaria de los músculos, producida generalmente por mecanismo reflejo, de manera súbita durante ciertos martes por la tarde o jueves en la noche, cuando el cuerpo se acuerda de ella, de sus tejidos ambarinos, de sus pelitos tibios y se contrae felino preparándose para la caza, para matar un poco la religión con ella y explotar ahí adentro,…

Cosquilleos

Cosquilleos

Malco Razón no sentía como los demás. Cuando le llegaba la ansiedad, la angustia o el amor no le revoloteaban “maripositas en el estómago”, como solía decir su hermana. En su lugar, sentía pedazos de caricaturas descuartizadas que le provocaban vómitos con su cabello despeinado, o punzadas con el roce de un seno cercenado y excitado. Sufría. Sufría bastante cada que alguna emoción acaparaba sin permiso su vientre. Malco murió de manera inexplicable. Decidieron practicarle…

Casa Vieja

Casa vieja

Eran tiempos de mucho vino, muchas drogas y mucha música. Eran tiempos donde tú y yo encontrábamos cualquier razón para robarnos la tranquilidad. Todo funcionaba mal cuando estaba contigo, y eso se sentía bien. Tus labios obscuros, tu ropa interior que me provocaba, tu forma de callarme la boca. Pero todo se fue perdiendo, la música sonaba distinto, las drogas ponían distinto, el vino embriagaba distinto. Y tus labios obscuros ya eran repugnantes, y tu…

Ejercicio No. 16

Ejercicio No. 16

Un dos tres vulvaliente, vaginarcisa, oleosa vertiginosa, marítima salubre, congoja inguinal vete lejos, cuatro cinco seis, cartílago blandísimo, chicle al sol, torcida sonrisa maleable, dúctil, laxa, flexible a mis solitarios antojos, siete ocho nueve esponja que sorbe y absorbe y traga y engulle sin dejar más que un aroma, diez once doce, háblame de goce, ensópame, derrámame, sumérgeme en el pantano atroz que nunca cuaja, trece catorce quince, mis espasmos tienen tu nombre, mi boca…

Extracto Del Diario Del Sultán Del Humus

Extracto del diario del Sultán del Humus

Esta piel oscura no tiene lunares. La luna no brilla en cualquier noche, la caprichosa. No me visita nunca. No sabe que mi piel de sombras es la que sostiene un cielo que ella quiso azul y que siempre encuentra negro. Yo traigo con la noche un resplandor claro. Un frondoso cielo mojado. No es que llueva, es que me hace llover. El tercer ojo no es un chakra, no es un ojo espiritual. Los…

Taxidermia

Taxidermia

Aquí viene la cuenta regresiva el grito boca abajo la lengua embalsamada el tránsito cíclico del frío el ojo de cíclope invidente la caricia lasciva de la nada el andar continuamente adormecida el arpón lubricado el agujero el frío la cometa en el árbol el vacío entre los dedos el vulgar latido a rastras el frío el frío el eterno deambular de espaldas. Está dejando que los cuervos se me acerquen a las sienes. Estoy…

Trepidar

Trepidar

Arrancarme la carne y dejar que la sangre fluya y se meta en cada alcantarilla que se atraviesa. Dejar que se mezcle con el agua sucia, que se la coma el sol y se la lleve la distancia. Dejar que caiga encima de los rostros de aquel que te viola y te maltrata, quemarle la cara con mal augurio y punzarle los ojos con el dolor de las uñas. Callarle la voz con el ácido…

Después Llegaron Los Espasmos

Después llegaron los espasmos

¿Te acuerdas de aquel día cuando conseguimos tachas, las empujamos con vino de mala muerte y nos metimos a coger a ese hotel del Centro? Yo no.

El Culto

El culto

Permítanme un homenaje a los embajadores del espasmo, a los que recuerdan a dios en lo más profundo del pecado, a las que saben un poquito a moneda y a los que amansan yeguas a totazos de cadera; un sincero homenaje a las sacerdotisas húmedas y a los músculos pubococcígeos, alabemos oh dios a los que no se cansan de tener las manos ahí, a los que gozan del evangelio inguinal y fracturan sus columnas…

Neón

Neón

A brillo de pulmón inflábamos planetas. De la pulpa del aliento asomaban resplandores, dientes de león que se elevaban hasta el paladar del cielo. Y le lamía en braille y le leía el viento y me guiaban cernícalos sextantes . Nevaba neón sobre cada oscuridad del esqueleto.  

Mi Mente Usa Zapatos De Tacón

Mi mente usa zapatos de tacón

Te llaman mis fantasmas intersticiales, mi bostezo entre las piernas, mi negro musgo de esporas inefables. Te llama la noche que gotea entre mis labios, entre mis muslos de algodón de azúcar y mis cúmulos de arena. Te llaman mis pezones hambrientos de penumbra, a cientos de lenguas de distancia. Maúlla sombras el obscuro animal de la memoria.

Desvelo

Desvelo

Su madre no quiere hablarle. Su hermana la tacha de estúpida. Su padre se apresura a tomarse un whisky para camuflar la ira roja que le invade los cachetes cada que surge el tema. Su hermano ha llegado más de 3 veces por sorpresa a su departamento buscando al bruto inhumano que ella no ha sido siquiera capaz de presentar ante su familia. Las rodillas raspadas, las uñas desagarradas y los pómulos sangrantes son extremos…

Se Nos Olvida El Cuerpo

Se nos olvida el cuerpo

Inmediatamente pensamos que la sombra es causa de la luz sobre nosotros. Se nos olvida el detalle más importante.         Terrible costumbre.

La Parca Soledad

La parca soledad

Que tus ojos fallen bajo el peso de mis manos. Que mi nombre te haga estallar la lengua, que tu sexo húmedo de miedo me recuerde. Que revientes de frío. Que una sombra te ampute el día que viene.

11:11 Pm

11:11 pm

Hay un lugar en el que podemos ser uno solo. En el que las paredes se disfrazan y las puertas no tienen ojos. Cobran por hora.

Por La Mañana Pienso Que La Luz Es El Enemigo A Vencer

Por la mañana pienso que la luz es el enemigo a vencer

“Aquel que alcance a ver simultáneamente su sombra y luz, alcanza a verse por ambos lados. De esa manera llega al equilibrio.” C. G. Jung Dicen algunos –que supongo lo saben– que al mirar el sol debes procurar el mínimo de sombra posible. También dicen que al mirar el sol debes procurar no mirarlo tanto. … Dicen que lo que nos ha faltado es valentía. Para ver el sol. Para ver la sombra. Y darnos…

Sombra

Sombra

Vagué por callejones con las suelas embarradas de historias. Mostré mi lado b. Y mi track oculto. Y mi máscara pintada de implosiones. Perseguí luciérnagas enloquecidas. Pedaleé hacia el lugar de donde vienen los relámpagos, convertí las cometas en derivas. Fui mi antónimo de ubicuidad. Mi propio nadie. Fui la risa que evade las razones.

De Berrinches Y Antagonías

De berrinches y antagonías

Chillan, gruñen, se toman cualquier leche rancia y asquerosa que sacan de cajones empolvados. Mueven las manos como si quisieran ser pájaros y se golpean como changos enojados. Pelan los dientes a cada rato. Se retan con miradas antagónicas y llenas de extrañas emociones. Alegría nerviosa, euforia contenida, empatía engañosa, amor triste… Ahora parecen una jauría de hombres practicando una cacería entre juegos y mimos, pero son una manada de solitarios. Llegan solos y se…

Felpa

Felpa

La madre entra con sigilo en la habitación penumbrosa para encontrarse con la niña, quien le dice con voz firme a su osito de juguete: "…Peleo con vos como la uña lucha con la carne, batallando microscópicamente e introduciéndose sin misericordia entre la rosada infección, hablo con vos como los borrachos, con la memoria hecha un lastre y la desconfianza plena de que el otro me va a robar el trago apenas lo deje de…

Hicimos Luz Por Nuestro Miedo A Morir Solos. [Manual De Sombras]

Hicimos luz por nuestro miedo a morir solos. [Manual de sombras]

Es muy fácil. Sólo fija dos puntos. [A][B] Procúralos al menos a 8 cuadras de separación, la noche es mandatoria. Recorre con soltura la distancia entre ellos. [A]                                          [B] La ciudad y nuestro miedo a estar ciegos hace el resto. Observa con cuidado la banqueta que rodea tus pies a cada paso. Siempre encontrarás algo…

Estado: Borrador

Estado: Borrador

Ven, túmbate a mi lado, cierra tus garras de gasa transparente; ninguno de mis gritos pedirá que te despiertes ni que anide tu lengua entre mis pliegues. No te robaré saliva ni llanto ni ganas. Aún no soy fantasma suficiente.

La Puerta Del Conde Que Mató A La Princesa

La puerta del conde que mató a la princesa

Ella abre la puerta, entra y la cierra. Lo mira directo a los ojos sin pronunciar palabra. Frunce un poco el ceño, recriminando su actitud. Él ahí sentado tomando cerveza y ella que recién llega del trabajo. Él con su estúpida idea de escribir. Él, que piensa que la vida es una sola y hay que vivirla sin reparos y de manera siempre optimista. Él, a quien no le importan las emociones ajenas ni entiende…

El Sombra

El sombra

El cansancio en la mirada, el flaco misterio de su andar, la obvia melancolía de sus ropas y el olor a orín inconcluso, la oscuridad noble, la cicatriz llorosa en sus ojos apenas inescrutables a través de su tufo a carro abandonado, eran apenas sintomas de su legendario apodo: el sombra. Hace muchos años, antes de que sus dias consistieran en un triste levitar itinerante por mi bar, el sombra se paseaba solitario: los hombros…

No Me Llamo Harry Haller

No me llamo Harry Haller

No me llamo así. Tampoco soy la enfermedad de los sanos y mucho menos sesgo mis anotaciones a aquellos que han ganado la otra razón. Nunca intento esconder al lobo y no me arranco la condición humana. Cultura ordinaria prejuiciosa absorbente. Decido vivir sin miedo, porque no me llamo así. No voy a dividir mis esfuerzos. Soy uno, desde el primer cabello hasta el último centímetro de penumbra que arrastro con mis pasos.