31 Carry Conexion

¿Conectamos?

Un galán de mente un poco antigua buscaba algo de marcha: tragos, música moderna y una linda chica para bailar. Dos pares de ojos muy redondos se iluminaron cuando el tipo del moñito entró al club.

«Sonríe», dijo una a la otra, «esta noche podríamos tener suerte».

Engominado y oliendo a perfume de lavanda empezó su caminata hacia la barra. «Un París de noche, por favor».

Elvis Presley sonaba en la rockola y mientras le servían su trago echó un vistazo para revisar la variedad en la tlapalería. Ahí estaban dos lindas clavijas con pestañas muy coquetas, tratando de ligarse a aquel donjuán.

Al verlas dudó un poco en acercarse: cómo escoger solamente a una para bailar; sus clases de baile para principiantes aún no le daban para hacer un trío. Y qué tal si al pedirle a una que fuera su pareja, la otra se ofendía.

Lo que él no se había imaginado es que las clavijas estaban buscando algo más que sacarle brillo a la pista. «Hola guapo, ¿qué tal si nos invitas una copa?».

El enchufe se puso a sudar, no sabía cómo iba a hacer para tomarlas de las manos y girar con las dos al mismo tiempo. Imaginó toda la rutina en su cabeza, pensando qué mano debía sujetar primero, dónde poner los pies para evitar un machucón. Y si al dar la vuelta se daban toques, entonces tendría que marcharse quedando en vergüenza frente a todos los presentes en el bar. «¿Qué dices si después de un trago nos llevas a dar una vuelta y conectamos?».

El pobre enchufe quedó pasmado y lo único que resonó en sus oídos fue la palabra “vuelta”; visualizó de nuevo la rutina y la penosa escena en la que él terminaba cayéndose al piso con las clavijas lanzándole insultos por ser tan torpe. Era imposible hacerlo con las dos al mismo tiempo. No quería verse como un tonto sin experiencia, así que decidió mejor hacerse el interesante y dejar a la pareja eléctrica con las ganas.

«Lo siento mucho, muchachas, yo no bailo con gemelas».

Como si él fuera el ofendido, salió en busca del siguiente bar.

La canción de Elvis terminó y, sorprendidas, las clavijas regresaron a la pared a esperar al próximo galán con un poco más de audacia y flexibilidad.

«Esto de ofrecer corriente cada vez es más complicado, tal vez tendríamos más suerte si pudiéramos separarnos».

Loading Marcar como favorito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avin
Escritora. Bruja de oficio, cocinera de palabras por accidente. Cambio de color todo el tiempo porque no me gusta el gris, un poco sí el negro, pero nada como un puñado de crayolas para ponerle ...
Su semblanza - Sus shots -
Carry
Ilustrador. En el mundo de la ilustración me conocen como Carry. Soy diseñador gráfico e ilustrador; desde muy pequeño tenía el gusto por dibujar y hacer todo tipo de ilustraciones en las paredes, cuadernos ...
Su semblanza - Sus shots -