Ceiklosv Complemento Yunuen

El hombre no espera su muerte, confía en que llegará

*Esperar es desear que algo suceda; confiar es más rotundo, es esperar con firmeza y seguridad.

La luz del sol apenas ilumina el borde izquierdo de la plaza, dejando el patíbulo a la sombra. El hombre también reposa en la oscuridad de su celda, pero sobre un colchón hecho de borlas tan dispersas entre sí como lo está su conciencia del amanecer.

Los rayos iluminan sus pies y se desplazan lentamente sobre sus rodillas, muslos y torso luego sobre el cuello, mejillas y ojos. Al despertar, el hombre tiene una sola certeza: 2 de marzo de 1757. También sabe que una vez que la luz del sol desaparezca del pequeño ventanal serán las seis de la mañana; que con diferencia de los días previos no tendrá que levantarse ni vestirse en silencio al primer redoble del tambor ni el vigilante abrirá las puertas como ha venido haciendo desde hace tiempo. Tampoco tendrá que hacer su cama ni colocarse en fila con los demás para ir a la capilla, sino que le llevarán el desayuno y fumará un último cigarro. Es, como bien lo califica la orden del tribunal, el día de su muerte.

Durante el tiempo que le tome a la luz del sol recorrer su celda, el hombre experimentará una sensación que lo llenará de dicha y que, a partir de las diez de la mañana, después de que sus extremidades sean atadas y tiradas por cuatro caballos para separarlas de su tronco, jamás podrá nombrar.

____
*(ALBAIGES. Diccionario de palabras afines, ESPASA. pág. 324)

Loading Marcar como favorito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yunuen Cuenca
Escritora. Participa con sus letras en el proyecto Deletéreo.
Su semblanza - Sus shots -
Agustín Ceiklosv
Ilustrador. Me gusta caminar, observar atento, hablar y hablar y hablar, la palidez del otoño y sus colores en el aire, el olor del café y los rincones vacíos.
Su semblanza - Sus shots -