Saltear al contenido principal

El niño y el círculo en cenizas

La propia respiración instaura un ritmo, una progresión que no termina hasta llegar al punto del origen. La propia respiración determina la secuencia de la noche; una exhalación profunda llena el firmamento de estrellas nerviosas y hace emerger formas diversas entre la neblina.

Pero es en la noche circular cuando puede verse al niño sobre la luna muerta. Deshabitado, espera a que la oscuridad avance como un río en las pesadillas. El silencio se impone como una columna en su cuerpo inmóvil, y de su angustia oculta se han desprendido ramas informes, al igual que del muro caen los caracoles.

¿En qué instante todo comienza a caer?

¿Qué inmovilidad, qué grave interrupción ha hecho que los ciclos no culminen?

Sobre la luna muerta, sobre el círculo en cenizas todo ha vuelto ser quietud.

 

Leopoldo Lezama
Escritor. Ensayista y poeta, su escritura se centra en extraer situaciones estéticas del sistema nervioso central.
Su semblanza - Sus shots -
Ros
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.
Su semblanza - Sus shots -
Leopoldo Lezama
Escritor. Ensayista y poeta, su escritura se centra en extraer situaciones estéticas del sistema nervioso central.
Su semblanza - Sus shots -
Ros
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
De Escurridores Y Seca-mentes

De escurridores y seca-mentes

Una cazuela y cuatro vasos con sus respectivos platos que aún faltan por lavar. También cuatro tenedores, tres cucharas y…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba