Misi Locura Original

Figura callada

No la dejes entrar con las tetas tan llenas de vida. ¡Mírale la cara! Esa sonrisa de fertilidad extrema me enferma. ¿No te das cuenta? Ahí está, en esa mirada dulce, la perdición de todos nosotros, la condena de la raza.

No es que la odie, es que hay que contenerla. Su vientre y lo que despierta son peligro. A ella la quiero dentro de los edificios, lapidada tras nuestros miedos y nuestras ideas. Controlada. Así sí: virgen o regenerada, arrepentida de su libertad y de su risa. Inmaculada o reparada según nuestros estándares. Así la quiero.

Que no le pase el tiempo por el cuerpo –marchitémosla por dentro hasta secarla–. Que sea nuestra: su figura, sus gustos, sus maneras de pelear, sus armas y su sentido del humor. La piel del todo de su cuerpo debe ser lisa, desde la cara hasta la vagina. Dócil y quieta, quietecita.

Entonces le daremos una pequeña victoria: podrá elegir sus regalos, pero no las maneras como le llamamos. Le dimos ya el género, el artículo «la». Pero tápale la cara con una tela fina o con maquillaje, déjamela sin poros, que crea que así es hermosa y se deje en nuestras manos.

Loading Marcar como favorito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Su semblanza - Sus shots -
Misi Fushi
Ilustradora. El color es una constante en mi trabajo. Algo tan cotidiano, para mí se transforma en un algo único, ilimitado, sin horizontes visibles, en algo infinito que puede introducirse en un formato simple como el papel ...
Su semblanza - Sus shots -