Saltear al contenido principal

Fugas

Imposible tener el tiempo entre manos. Corre como un río. Los antiguos intentaron apresarlo, pero las clepsidras no eran más que una fugaz ilusión. Al final del día, volvía a correr el agua –esa imagen del tiempo– y el contenedor se quedaba vacío. Era preciso volver a llenarlo, a sabiendas de que la prisión quedaría desolada en el sueño.

Antes de dormir, en el silencio de la noche, el ritmo se vuelve más insistente: late una música continua. Pero llega el momento en que cesa de sonar, cuando los ojos se cierran. En el sueño despierta el desierto, esos jeroglíficos de viento y arena que hablan despreciando el gobierno del tiempo.

Viento y arena en el desierto. Destinos ingobernables, rebeldes irredentos. Jerarcas absolutos de la muerte inevitable, en cuya correspondencia no aguarda nada comprensible. Se ha querido encarcelar el tiempo entre cristales y volver visible su paso para imponerle medidas, mas siempre desobediente se escurre.

También los relojes padecen taquicardias. Un desfase infinito que teje desencuentros. Los rostros de agua y arena pasan, mueren lentamente frente al espejo, y los mecanismos de precisión se oxidan y desgastan. ¿Dónde se esconden esos segundos que el ladrón roba al adelantarse impunemente, apresurado por dar la hora?

 

Sirocco
Escritor. Sirocco es una agitación, un temblor, viene del desierto y de la mar. Susurra su camino al oído de la arena, allí deja su huella y presagia vida, pues en su camino respira el agua y le regala oleaje ...
Su semblanza - Sus shots -
Srita. Cobra
Ilustradora. Gotas de colores caen, poco a poco anuncian dónde te ocultarás, dejan el dulce ácido de un camino que me hará llegar.
Su semblanza - Sus shots -
Sirocco
Escritor. Sirocco es una agitación, un temblor, viene del desierto y de la mar. Susurra su camino al oído de la arena, allí deja su huella y presagia vida, pues en su camino respira el agua y le regala oleaje ...
Su semblanza - Sus shots -
Srita. Cobra
Ilustradora. Gotas de colores caen, poco a poco anuncian dónde te ocultarás, dejan el dulce ácido de un camino que me hará llegar.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
El Rostro De Ione Robinson

El rostro de Ione Robinson

Se sienta ahí en ese lugar cada jueves, cuando el museo está por cerrar. Frente al retrato de Ione Robinson,…

0
Insuficiencia

Insuficiencia

Algo faltaba en su ventana. No, no eran las flores marchitas de la cuna de Moisés, tampoco eran las persianas.…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba