02 Incertidumbre JohnMarceline

Ilusiones

Ahí estaba nuevamente la joven aquella que no hacía más que llenarle de rocío los pensamientos esternónicos y salivosos. Parada en la barra. Su amiga acaba de abandonarla por lo que parece una cita común con el baño de mujeres. Este es el momento. Él lo sabe. Si no es ahora no es nunca. Traga saliva, se palpa el paladar con la lengua, aprieta y afloja las manos. «Piensa», piensa. Él sabe que es medio geek, medio raro, medio dark, medio estrambótico, medio cursi, medio guapachoso, medio raro. Las ideas que pululan en su cabeza abarcan un abanico exagerado. Sabe que la oportunidad es única, que las probabilidades son bajas, que las estadísticas están en contra, que sólo podrá lanzar una vez. Reduce las opciones a cuatro:

  1. Saludarla y decirle que por favor camine con cuidado. Que sus andares y apariciones son navajas que atraviesan las costillas y dificultan la respiración.
  2. Pedirle al barman que le traiga un nuevo trago, mirarla directamente a los ojos y susurrarle, mientras se agarra la entrepierna con la mano, que son el uno para el otro pues su belleza es tan inmensa como lo que él tiene en su mano.
  3. Pararse frente a ella y pedirle que lo escuche por unos segundos. Explicarle que cada noche que casualmente la ha visto ha sido una mejor noche. Que el destino, el futuro o el libre albedrío son lo mismo cada que vuelve a verla. Que la vida es una mano de póker y esta es su primera apuesta. Decirle que la jugada está en sus manos y la próxima vez que la vea, espera con ansias descubrir las cartas de cada uno.
  4. Saludarla, preguntarle cómo se encuentra, presentarse y preguntarle su nombre.

El segundero no se detiene, pero de seguro la vejiga de la amiga sí. Se lanza directo en curso de colisión mientras le pica inconmensurablemente la curiosidad de saber qué flor nacerá de su boca.

Loading Marcar como favorito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Su semblanza - Sus shots -
John Marceline
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.
Su semblanza - Sus shots -