Rurru Ciudad

Karina Citadina

A la entrepierna de Karina la han llamado de mil formas. Detrás de un escritorio, entre filas de butacas, sobre inodoros públicos o en casi todos los medios de transporte, Karina ha logrado que las lenguas de sus amantes bajen y se estacionen unos momentos en aquella grieta siempre húmeda. Que huele a estrella, a pescado fresco, a cebolla o a tierra mexica son apenas unas cuantas de las descripciones recibidas. Y aunque —como decíamos— esa grieta siempre estaba húmeda, eran esas descripciones las que lograban que una llovizna se convirtiera en tormenta.

A la entrepierna de Karina le han dicho mil cosas y Karina las guarda todas entre sus oídos. Por eso puedes ver de vez en cuando como una de sus manos aparece desde debajo del escritorio, o desde detrás de su bolso, o desde debajo de su chamarra para ir a posarse (con los dedos apuntando a sus fosas nasales) sobre sus labios y la disimulada punta de su lengua. Puedes ver a Karina en casi cualquier lugar con los ojos entrecerrados y suspirando, recordando, recordándose, saboreándose.

Loading Marcar como favorito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rurru Mipanochia
Es una niña-niño-cosa que le gusta mucho el penecito, la puchita, las nalguitas, los huevitos... En ocaciones se trasviste de mujer, pero casi siempre es quimera. Le gusta mucho el helado de chocolate, el quesito...
Su semblanza - Sus shots -
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Su semblanza - Sus shots -