Saltear al contenido principal

La legra

Tú querías ir y yo quería que fueras. Definitivamente no era el momento de pensar en tenerlo. Nunca he estado lo suficientemente decidido a traer un niño a este mundo de mierda.

Un departamento vacío en la  orilla de la ciudad: el lugar ideal para un consultorio del que no se quería dejar ningún rastro. Apenas una cama para revisión.

Llegamos cerca de las nueve, una pareja salía con la misma jodida expresión con la que nosotros entrábamos.

Nos recibió un hombre con bata blanca que dijo ser el doctor; pudo ser el plomero pero daba igual.

Te dijo que te desnudaras, que subieras a la mesa y abrieras las piernas. Te inyectó algo, no alcancé a ver qué era.

Mientras esperábamos a que hiciera efecto, me cobró. Guardó los billetes en el escritorio después de contarlos.

Se puso guantes, introdujo aquel espejo en forma de pato en tu vagina y me dejó mirar dentro de ti. Sentí deseo.

Me gustó mirarte adormecida entre alucinaciones, mirarte perdida con las piernas abiertas y la legra que metía y sacaba el médico de tu cuerpo. Yo quería ser aquella cuchara larga y sin fondo que se llenaba de carmines.

Lo hubiera quitado de ti y te hubiera penetrado de nuevo como lo hice aquella tarde; hubiera saciado este placer apócrifo pero me detuvo la estúpida culpa, y aquella cubeta de metal que se llenaba poco a poco con los restos de lo que hubiera sido.

Andrés Márquez
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Su semblanza - Sus shots -
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias ...
Su semblanza - Sus shots -
Andrés Márquez
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Su semblanza - Sus shots -
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
La Terrible Y Trágica Pero A La Vez Cómica Historia De Un Hombre Incapaz De Matar A Su Esposa

La terrible y trágica pero a la vez cómica historia de un hombre incapaz de matar a su esposa

Nunca he estado feliz, nada me embona ni me acomoda. Aquella noche estaba triste, tan triste que todo a mi…

0
El Lazo

El lazo

El perro de mi vecino me parece un animal muy estúpido y, sin embargo, sumamente afortunado. Qué lugar común, lo…

0
¡Hola, Mundo!

¡Hola, mundo!

Somos un grupo, colectivo, enjambre, manada, jauría de escritores e ilustradores portadores de una toxina capaz de combatir el mal…

Esta entrada tiene un comentario
  1. Buen relato Andrés. La tensión se mantiene en todo momento después de una muy buena primra frase. Lo mejor, no hay moralina al final, pese al sentimiento de culpa. Subyace en el relato la sentencia de Cioran… “¡Esa necesidad de profanar las tumbas, de animar los cementerios en un apocalipsis primaveral! Sólo la vida existe, a pesar del absolutismo de la muerte”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba