Saltear al contenido principal

La última bala fue la que nos mató

Recuerdo que cuando llegabas a casa nos poníamos a jugar.

Recuerdo que me gustaba el sonido del láser partiendo las paredes
y yo esquivaba las balas para no dañar la porcelana.

De pronto, recuerdo que el juego nos aburrió.
Y me quedé parada… me miraste…

… disparaste…

Me desvanecí.
Tus ojos como pólvora me atravesaron.
Mi cuerpo partido en dos

… corría la sangre…

Y dos segundos antes de cerrar los ojos pensé:

“Quiero regresar al día en que sabíamos

que jugar era divertido.”

 

Avin
Escritora. Bruja de oficio, cocinera de palabras por accidente. Cambio de color todo el tiempo porque no me gusta el gris, un poco sí el negro, pero nada como un puñado de crayolas para ponerle ...
Su semblanza - Sus shots -
Metrallo
Ilustrador. Cada vez nos vemos más inmersos en la necesidad de encontrar satisfacciones sensitivas de todo tipo. Nuestros sentidos son vulnerables a nuestro entorno, dependemos emocionalmente de satisfacciones estéticas ...
Su semblanza - Sus shots -
Avin
Escritora. Bruja de oficio, cocinera de palabras por accidente. Cambio de color todo el tiempo porque no me gusta el gris, un poco sí el negro, pero nada como un puñado de crayolas para ponerle ...
Su semblanza - Sus shots -
Metrallo
Ilustrador. Cada vez nos vemos más inmersos en la necesidad de encontrar satisfacciones sensitivas de todo tipo. Nuestros sentidos son vulnerables a nuestro entorno, dependemos emocionalmente de satisfacciones estéticas ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba