Saltear al contenido principal

Madre de los Fragmentos

Las gotas de rocío no terminan de caer o evaporarse. Ingrávidas semillas, de cada una nace una palabra nueva que nadie conoce ni conocerá más que en fragmentos dentro de los sueños o de la locura. Se van desvaneciendo en el tiempo como hojas secas o como recuerdos de la infancia.

Y tú ríes.
Y tú lloras.
Y tú miras lo que has hecho.
Entre tus manos de tierra, a través de tus ojos ciegos, devorados por cuervos, a través de los fantasmas de tus pupilas.

Fuiste a mi casa un día, pero yo no estaba y eso que tocaste muy fuerte la puerta, y eso que estaba abierta. Dejaste marcados tus nudillos entre madera, astillas, sangre y pensamientos desbocados.

Fuiste un día a mi casa, pero sólo fue un sueño. La casa estaba deshabitada. Tocaste tan fuerte que el eco llenó las habitaciones durante varios días.
Entonces yo nací.

Jorge Chípuli
Escritor. Obtuvo el premio de cuento de la revista La langosta se ha posado 1995; el segundo lugar del premio de minicuento La difícil brevedad 2006, y el primer premio de microcuento Sizigias y Twitteraturas Lunares 2011 ...
Su semblanza - Sus shots -
Ilustrador. Diseñador Gráfico e ilustrador nacido en la Ciudad de México en el año 1987, diseñador de profesión e ilustrador por amor a ese arte. Ha participado como invitado ilustrando carteles para diferentes eventos ...
Su semblanza - Sus shots -
Jorge Chípuli
Escritor. Obtuvo el premio de cuento de la revista La langosta se ha posado 1995; el segundo lugar del premio de minicuento La difícil brevedad 2006, y el primer premio de microcuento Sizigias y Twitteraturas Lunares 2011 ...
Su semblanza - Sus shots -
Ilustrador. Diseñador Gráfico e ilustrador nacido en la Ciudad de México en el año 1987, diseñador de profesión e ilustrador por amor a ese arte. Ha participado como invitado ilustrando carteles para diferentes eventos ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
4 A.m.

4 a.m.

No lloraba, no gritaba, no pedía nada. Su garganta estaba seca de pensar soluciones inexistentes, sus manos dormidas de apretar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba