06 Carnada Fideomaldad Complemento Oliver

Religiosa

Suceden de noche: el hambre y —sobre todo— los apetitos. Un aroma acre se agolpa en la nariz con reclamos de atención silvestre, se yergue un calor primitivo y entonces los apetitos se vuelven furia, y ah… Mis piernas se estiran como banderas al aire y los dedos, rosáceos dedos, se abren a la claridad.

Cedo, como siempre, dejo de pensar, sorda porque estos ojos no duermen. Me vuelvo yo misma la carne al alcance de las manos: soy la presa de la presa, porque el apetito no cede, y una tiene que exponerse y presumir las orquídeas del vestido y hacerse nube de delicias y abrir los brazos y acariciarse los ojos hasta hacerlos relumbrar.

Allá va una a procurarse los alimentos, a entregarse sin rubores a las necesidades. Entonces vuelan, revolotean, se escabullen y acercan, unos con miedo, ése con la certeza que quiero siempre que me vuelvo furia. A ése quiero: junto las manos y le abro el pecho, viene a mí y me abraza hambriento. Como siempre.

A ése quiero tanto, y disfruto tanto, y es tan mío que a la mañana he saciado el hambre y el apetito, todo él manjar de una noche anterior.

Loading Marcar como favorito.
This Post Has One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
Su semblanza - Sus shots -
Fideo Maldad
Enamorado de las novelas gráficas, interfaces de videojuegos, malteadas de Coyoacán, floating points, caminatas nocturnas bajo la lluvia, errores de computadora y libros infantiles. Del infierno a tu corazón.
Su semblanza - Sus shots -