Saltear al contenido principal

Test del desamor

¿Cuántas veces declaraste tu amor sin ser correspondido?

¿Cuántas veces fue más fácil encontrar un calcetín perdido que una mirada de empatía?

¿Cuántas veces le bajaste las estrellas a alguien que no despega los ojos del suelo?

¿Cuántas veces confundiste una llamada bancaria con la de un «acepto ir a cenar»?

¿Cuántas veces compraste lencería para una noche en la que regresarías temprano a casa?

¿Cuántas veces fingiste estar ocupado para disimular tu soledad?

¿Cuántas veces terminaste besando a extraños esperando cercanía?

¿Cuántas veces decidiste no empezar una relación por miedo a terminarla?

¿Cuántas veces un silencio derrotó tus ganas de decir un «sí»?

¿Cuántas veces haz dedicado canciones sin mesura?

Si usted se identificó con más de dos situaciones en este cuestionario recuerde: el amor como la muerte, cuando te toca ni aunque te quites; cuando no te toca, ni aunque te pongas.

Arianna BN
Escritora. Observadora de la vida y los detalles. Me gusta compartir lo que veo, escribir con un ojo en lo real y el otro en lo imaginario.
Su semblanza - Sus shots -
Citlalli FaGa
Amante de las sirenas, los perros, de la riqueza de los colores que nos rodean, apasionada de la creación de historias paralelas a través de ilustraciones, mi mejor medio para comunicarme y a la vez impregnar lo que soy...
Su semblanza - Sus shots -
Arianna BN
Escritora. Observadora de la vida y los detalles. Me gusta compartir lo que veo, escribir con un ojo en lo real y el otro en lo imaginario.
Su semblanza - Sus shots -
Citlalli FaGa
Amante de las sirenas, los perros, de la riqueza de los colores que nos rodean, apasionada de la creación de historias paralelas a través de ilustraciones, mi mejor medio para comunicarme y a la vez impregnar lo que soy...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

1
Mareas

Mareas

Te dormiste en tus laureles, Laura. Quisiste escapar de la ciudad, de tu cansancio, de la escuela y tus pendientes;…

0
Dulce Amor

Dulce amor

Nos costó mucho trabajo hacernos, acostumbrarnos. Los días para mí, habituado a levantarme al alba e irme a la cama…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba