Aparato Fideomaldad

Zona franca

Cuando recién llegaron a la Tierra un problema en el aterrizaje dividió la cápsula en dos partes y lo dejó sin comunicación, perdido y herido lejos de sus compañeros de misión.

Garibaldi, el perro de Inocencio, fue quien lo encontró y lo llevó en el hocico hasta las piernas de su dueño.

Aunque tuviera forma humanoide y fuera apenas un poco más grande que un colibrí, lo único que pareció importarle a Inocencio fue su mal estado. Inocencio lo trató con respeto, le ayudó a curarse y en un par de meses ya eran amigos y cada uno hablaba algo del idioma del otro.

La misión de Campanita (así le puso Inocencio) era de exploración y no pudieron encontrar a sus compañeros; ni por medio de la radio, ni por noticias o tabloides que hablaran de seres o acontecimientos extraños.

Un par de meses después, antes de la puesta del sol, algunos gritos y ladridos inundaron el barrio. Inocencio, comedido y atento como siempre fue, salió a la calle con la intención de ayudar a quien lo necesitara.

Campanita, desde la ventana, notó como un pequeño disco se alineaba sobre la figura de su anfitrión y vio como, en un flash, su cuerpo se convirtió en líquido y sus huesos quedaron inmóviles un par de segundos antes de caer y desparramarse en un lodo de carne y sangre.

Aturdido por la tristeza entendió que sus compañeros no tuvieron la suerte de conocer a alguien como Garibaldi y su dueño durante la exploración. Decidió de inmediato que tenía que actuar, hacer algo, detener el genocidio o, en su defecto, ayudar a los humanos a tener una guerra equilibrada.

Garibaldi, aullando adolorido por su sexto sentido, se acercó a Campanita y se lo comió.

Loading Marcar como favorito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Su semblanza - Sus shots -
Fideo Maldad
Enamorado de las novelas gráficas, interfaces de videojuegos, malteadas de Coyoacán, floating points, caminatas nocturnas bajo la lluvia, errores de computadora y libros infantiles. Del infierno a tu corazón.
Su semblanza - Sus shots -