Saltear al contenido principal

Antirrábica

«Cuando el mundo tira para abajo,
es mejor no estar atado a nada.»

Primero fue Patricia. Patty esperó a que yo pagara la cuenta en el restaurante, y me dijo, no te soporto, no aguanto más tus quejidos de perro atropellado, se levantó y se fue.

Carla aguardó a que llegáramos a su casa. Se bajó del auto y luego metió la cabeza por la ventana y dijo hasta aquí llegamos, tus lágrimas constantes de niño abandonado me exasperaron.

Mónica me dejó un post en el muro de facebook, gracias por todo pero no ando con huérfanos de la vida, no me llames más. Y me bloqueó. De todas partes.

Adelaida me mandó su sirvienta, quien con una bolsa de leche en la mano, un cigarrillo en la boca y ciento treinta kilos de carne en el esqueleto me las cantó sin compasión, como una mala canción de punk en boca de un mariachi altanero: te manda a decir con el odio de todas sus menstruaciones, que se mamó de tu desdicha de animal deshidratado muriendo en el desierto y que ojalá te cambiés de ciudad o de continente o de planeta porque para ella, sobrás en este universo.

Esas suman cuatro de —en diez años—, doscientas cincuenta y cuatro mujeres más a quienes amé con toda. Y ayer mi perra me muerde en los brazos y el cuello, y aquí también doctor, aquí fue donde peor me mordió.

Loading
DelReal
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
Ilustrador. Soñó que se caía, pero se agarró de un lápiz.

No pares, ¡sigue leyendo!

Bye

Incertidumbre

Cristina se despide de todos a las tres y cuarto de la mañana. No quiso irse temprano con los «normales» pero tampoco quiere…

Llamada

Llamada

En mi breve catálogo de sueños existe uno en especial que me trae malos recuerdos. En él, contesto un viejo teléfono que tiré…

Volver arriba