Saltear al contenido principal

El lobo del hombre

“Yo me lo meriendo”. Y no mentía, era de palabras definitivas y concretas. Salió de la vieja cabaña con camisa de franela a cuadros, sus botas, su sombrero y el hacha que todos los árboles temían. Sabía que aquella bestia estaría esperando en el camino a casa de la abuela, acechando los pasos de la Caperuza. Todos conocían la historia: el camino corto, la casita solitaria, la abuela y los etcéteras de siempre.

Aguardaba, ningún roble lo distrajo ni hubo caoba que le hiciera despegar los ojos del camino. Escogió los arbustos espinosos que estaban en medio de la curva antes del valle desde donde podía observar su llegada.

Lobo caminaba por la vereda sin sospechar demasiado, en el aire estaban los olores de todas las tardes y, como siempre, el de Caperucita crecía a medida que se acercaba al valle. El hambre y ahora la edad lo hacían más lento y confiado; sabía de memoria el final de la historia.

No tuvo tiempo ni de meter los dientes. Cuando el primer hachazo le asestó el costado alcanzó a mirar la barba inusitadamente delineada, para el segundo sólo pudo aullar con lo poco que le quedaba de aliento.

 

Esa noche Leñador bebió té y galletas con Abuela en la mesa del porche. Caperucita llegó a casa, se quitó la barba postiza y puso a Lobo encima de la mesa. “Yo me lo meriendo”.

 

Loading
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias a los monos de perfil con grandes narices de su padre y a la famosa “libreta roja” de recortes y canciones su madre. Su incapacidad de recrear lo real nace a partir del “Alacrán, cran, cran” cuando, en lugar de una imagen, su madre pega uno real… Hace ilustraciones para revistas, libros para niños y de vez en cuando una que otra escultura con chicle o tela.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Fui helio

Grasa

Quizás ese había sido el mejor momento de su vida. Briznas de pasto entre los dedos, el murmullo de hippies coloridos a su…

Reírse a la cara

Vergüenza

Frente al espejo, todo puede salir mal. Puede, porque hay espacio. Lo respetable del error es verme a la cara. Y ahí, de…

Tris tras

Ansiedad

Abrió la puerta y ahí estaba. El siguiente suceso fue súbito; tanto, que por más que se empeñó en enterarse, su cerebro no…

Volver arriba