Saltear al contenido principal

El prendedor

Si vieras cómo me gusta este prendedor que traigo acá en la mente. Cada vez que lo miro está tu cuerpo recostado y están tus labios, está el aroma de las sábanas, la almohada, tus labios de nuevo y tu piel de almendra y toda tú en la solapa de mi recuerdo más vivo y más piel.

Hoy te busqué por los pasillos de la tarde, caminé por los jardines y los parques de una ciudad saturada de todo menos de ti y me pareció un lugar tan ausente, un espacio cuya forma no te contiene pero que te insinúa en estos recuerdos que se enfrían en el plato de la mesa.

Y es que a veces las ganas de mirarte se me hacen grandes, tanto que siempre tengo miedo de que estés esperando en algún sitio y llegar tarde.

Sé que llegarás pronto, yo te diré que te esperaba y haremos el amor. Te besaré y te diré que te amo mientras siento tu cuerpo, te morderé el oído y mis manos jugarán en tu vientre a hacer círculos pequeños, mis brazos te apretarán la espalda, tu espalda suave y delicada como toda tú.

Beberé nuevamente la suavidad de pensarte, de mirar el prendedor que traigo en la solapa, este que es más deseo que recuerdo, más ganas de que llegues algún día y entres a la casa y me digas que esperarte estos años no ha sido en vano.

Loading
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Ilustrador. Soy Mauro Ruvalcaba, diseñador mexicano, amante del papel y las telas. Me gusta tejer cuando voy caminando, jugar a la cartomancia y andar en bici.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

A mis poemas

Amor y amistad

para Jéssica ¿Por qué no he escrito el poema que haga que las personas al leerlo se quiten la ropa? Todos los campos…

Hicimos todo mal. Todo mal hicimos

Esperanza

Hicimos todo mal. Pusimos unas palabras arriba de las otras, cruzamos nuestras manos y nos miramos fuerte. Nos miramos tan fuerte que no…

Volver arriba