Saltear al contenido principal

Jelous

Buenos días. ¿Cómo le va? Mucho gusto. Soy Ajo… El comienzo de un intercambio que a veces es esporádico y algunas otras largo y tenaz. Un apretón de manos, una mirada a los ojos o un beso en la mejilla despierta la masa metafísica detrás de las cejas y comienzo el eterno asunto de dar. Entrego mis silencios incómodos, la ironía y el sarcasmo alcohólico, las sentencias mamonas y las disculpas humildes. Me expongo como la estoica hormiga burlona o la suave liebre asesina. Entrego la angustia, el desdén, la esperanza y la dicha que cavan en mí los días y los segundos. Ofrezco la vida de un reino diferente al nuestro y la muerte continua del homo sapiens. Arremeto con filosofías kantianas e inyecto vacunas inocuas contra el todo o contra la nada, depende. Me presento una vez con el sueter navideño que me regaló mi suegra, otra con la camisa de hace 8 años de Tears for fears. Soy alguien que sabe que no es nadie y que el tiempo es un deprimente tsunami. Para ustedes seré yo, aunque yo ni sepa en realidad quién soy.

Buenos días.

Loading
Avatar
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Ilustrador con influencias visiblemente psicodélicas, (corriente que tiene sus orígenes en los años 60’s) y el género musical derivado de ésta, Nashi Bimek se define como un pintor con proyecto e identidad autodidacta. Considera que dichas corrientes impulsaron la necesidad de una búsqueda de identidad y la conciencia. Por ello, optó por redireccionar su atención sobre culturas prehispánicas y contemporáneas, como lo es la cultura Wixárica (huichol), con la cual retoma la forma tradicional de percibir el mundo, el entorno y su cosmogonía mediante rituales e ingestión de plantas de poder.

No pares, ¡sigue leyendo!

Prometo no acordarme de ti

Ansiedad

Una mirada cruza el extenso bosque de mesas. Esos tus ojos me han visto, quizá por accidente; accidente tuyo, mío o del destino,…

Volver arriba