Saltear al contenido principal

La abducción

Los primeros testigos aseguraban haber mirado una luz que resplandecía tanto, que prácticamente hacía imposible ver algo más que la misma luz; en términos prácticos no habían visto nada.

Las investigaciones, por otro lado, determinaron que la mayoría sucedía de noche: justo en lugares apartados y oscuros, donde de pronto se veía cómo se elevaba un auto hasta desaparecer y perderse entre las nubes.

Las abducciones comenzaron a ser el tema común, todos hablaban de la desaparición de alguno de sus familiares, de que los autos pequeños eran los que desaparecían con mayor frecuencia, de la desaparición de alguna vaca o caballo de la zona.

Fue en medio de una noche completamente despejada que alcanzaron a ver volar al ave con otro auto entre las garras, las dudas quedaron despejadas.

Las fuerzas del orden lograron seguir el vuelo gracias al localizador que alcanzaron a dispararle.

El operativo fue preciso, la emboscada silenciosa: subieron en avión lo más alto que pudieron y se dejaron caer dirigiendo la caída con sus trajes de vuelo autónomo.

Llegaron a la nube sin dificultades y lo que vieron sus ojos no tuvo descripción: una lechuza gigante que los triplicaba en tamaño.

Estaba exaltada pero sabía su destino, apuntaron sus armas y le dispararon hasta que toda ella quedó destrozada sobre el cementerio más grande de autos “Topolino” que se haya podido imaginar.

Loading
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Ilustrador. De manera que el único remedio, en espera de que llegue el asalto final, es volver la mirada a lo extraordinario, lo único que todavía nos puede salvar. –Walter Benjamin
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Tiembla

Vergüenza

Se había desnudado a pesar de las estrías en las nalgas y las caderas afiladas, las costillas y los codos prominentes; de la…

Reírse a la cara

Vergüenza

Frente al espejo, todo puede salir mal. Puede, porque hay espacio. Lo respetable del error es verme a la cara. Y ahí, de…

De tenerte en mis brazos

Ansiedad

Y allí está, sentada defendiendo el poco espacio que ocupa, discutiendo con sus ganas de abrazarle, en cama lloriqueándole al oído mientras duerme.…

La tisana de Luisa

Tempestad

Dejó de llorar cuando le quedaban doce lágrimas para secarse por completo. Días después de ver como moría cada uno de sus recuerdos,…

Volver arriba