Saltear al contenido principal

Las escondidas

Este es el juego: me escondo y me buscas. Luego, tú te escondes y te busco yo. Luego, los dos nos escondemos y nos busca él. Y cuando es su turno, hay que agacharse muy bien. ¿Te digo qué me sirve a mí? Enroscarme mucho y hacerme lo más chiquito que pueda. Me hago un caracolito que se retuerce sobre sí mismo y aprieto los brazos contra el cuerpo, contra las rodillas, contra los dientes, contra los ojos.

A ti te ayuda apretar sólo los ojos y pegarte a la pared, pero la pared no se va abrir para comerte y ponerte a salvo y él te va a encontrar. Es mejor buscar que las plantas se hagan árboles altos o pedazos de selva que te den guarida y que te escodan para que no te encuentre. Pero tiene que ser antes de que embista porque si se le llena la nariz de aire caliente, nada lo detiene, nada nos oculta.

Loading
Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Ilustrador y diseñador gráfico con tendencias autodidactas, autodestructivas y autómatas.

No pares, ¡sigue leyendo!

Todos los santos

Primero fue el texto

Rebosan las mesas. Los cántaros, los tarros de sal, el pan oloroso de recién cocido, los platos generosos de mole y arroz y…

La sed inextinguible de los extramuros

Comodidad

«Van ganando uno cero. »Mira negrito, definitivamente no hay lugar más cómodo en el cuerpo para sostener un cuchillo que entre las nalgas,…

Volver arriba