Saltear al contenido principal

Un abrazo cualquiera

Sentada a un lado de la mesa y sólo falta estirar los brazos: cruzar ese puente invisible que hace que la noche sea más fría: invernal en cualquier época del año: pero cada día se termina y empieza otro: la continuidad de la vida: salir y ver el mundo un día con otro: solo vivir: solo vivir.

Él se sienta en la misma banca del parque todos los días para alimentar a las palomas. Lleva una bolsita de la que saca cacahuates con cáscara. Los pela con devoción y se los entrega a esos pájaros inmundos y llenos de parásitos, la carroña de las ciudades que se precien de ser ciudades. Él es viejo. Él lleva un acento en la primera letra como las canas en su cabeza. Y alguien tiene que alimentarlas.

A menudo vienen las ganas de tomar la ventana y tirarla abajo, derrumbar el marco y dejar que la pared entera sea una ventana. Entonces la ventana no sería ventana sino un gran hueco en la pared, y la pared una gran ventana hueca. A menudo las ganas de que el cielo sea un espacio más cercano, el aire un lugar más suave y las ganas un trozo mío más habitable. Pero, entonces, las ganas serían de nada y el mundo se quedaría amable y seco, sin nada que desear.

Loading
Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Ilustrador. Lo que nos da la propiedad de reyes o reinas es la vida misma y el hecho de que la vivamos personal e individualmente aun cuando sabemos que somos parte de un todo, aun cuando en los momentos más oscuros nos consuele saber que nuestras oscuras preguntas estén en la mente / espíritu / alma / esencia de otros. Esa virtud innata de vivir es fuertemente enriquecida con la virtud de dar vida, de ser nosotros mismos canales para la creación de nuevos mundos que se impongan a la cuestionante y finita realidad. Es allí donde creo confluir con este proyecto de creación colectiva, donde los ríos se cruzan aumentando su caudal para simplemente seguir irrigando (sí, también, por qué no, hasta llegar al mar).

No pares, ¡sigue leyendo!

So pena de…

Pena

Una vez me contaron esta historia: una mujer joven y bien vestida, guapa y con dinero —o eso pensaba quien me lo dijo—,…

El sucio negocio del amor

Primero fue la imagen

Llevaba las monedas apretadas en la mano sintiendo, oliendo, saboreando casi ese metal, ese olor insufrible de la moneda vieja que además no…

Volver arriba