Skip to content

Esta que no eres tú

Volví a soñar con ese rostro, con aquella mirada que no es la tuya pero que eres tú, con ese hueco abisal en el que me arrojan tus ojos perdidos.

Tú eres otra, no esta que tengo enfrente y me despeña las ganas de quererla, porque a veces no puedo, a veces me jode tu voluntad de desaparecer, así, tan natural, como si morir fuera simple como preparar el café de la mañana.

He aprendido a temerle más a tus caricias que a la ira apasionada con la que me haces el amor; a dudar de tu mano frágil que me mantiene al borde de la asfixia, de tu impávida sonrisa de comisuras tristes.

Quisiera saber que esto terminará ya, que al despertar te bañarás, cepillarás tu cabello hasta deshacer los nudos y saldremos a caminar, mientras la mañana se despereza y la luna se oculta por completo, por esa ladera donde baja el río.

Pero sé que no, sé que seguiré encerrado en este lugar del que ignoro todo, con esta mujer que no es la que conocí, ni eres tú, pero que eres todas las mujeres de mi vida.

Loading
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Ilustradora. Fragmentando ideas, recorriendo el mapa interior. Jugando con las posibilidades de los espacios en blanco.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Así cantaré alabanzas a tu nombre

Incertidumbre

Virginia escucha el maullido de un trueno disuelto a la distancia. Media hora, no más que eso; después tendrá que correr. Apura las…

Mantiké

Calor

Me lleno de agua la boca, la bendigo Hago que mi lengua respire y nade como pez Lo que canta el ave agorera…

Volver arriba