Saltear al contenido principal

A(h!)parecer

Sólo en la medida en que es
lo que puede ser, el parecer resulta,
apenas, soportable.

 

No sé por qué cuando inundas mis ojos, mientras escudriñas tu rostro en el espejo y el reflejo de tu mirada eriza mi piel, pienso en la imperfección. Esculpida en el tiempo, detenida en el espectro: un parpadeo; incertidumbre en tus labios; titubeo en los dedos que no saben dónde reposar, una colmena desorientada y amarga; esa mejilla vacilante que espera, tus ojos invitando a mirarlos mientras se cierran. Allí estás, aparentas esperar sin espera, suficiente… Pero no dejas el bamboleo, ese vaivén, ese juego. Qué harías tú, sin mis ojos: mientras, siempre mientras… mientas tu falta y te condenas a la sombra del reflejo.

Calculas en el espejo, incapaz de cerrar los ojos y sentir sentir: te lees en el reflejo.

Y yo, mirando, deseando fracturar el ímpetu y la persistencia de tu cálculo, con las ansias de trizar el cristal e interponerme entre tú y la seducción de tu fantasmagoría.

 

Sirocco
Escritor. Sirocco es una agitación, un temblor, viene del desierto y de la mar. Susurra su camino al oído de la arena, allí deja su huella y presagia vida, pues en su camino respira el agua y le regala oleaje ...
Su semblanza - Sus shots -
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias ...
Su semblanza - Sus shots -
Sirocco
Escritor. Sirocco es una agitación, un temblor, viene del desierto y de la mar. Susurra su camino al oído de la arena, allí deja su huella y presagia vida, pues en su camino respira el agua y le regala oleaje ...
Su semblanza - Sus shots -
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

1
Pero Ya Era Tarde

Pero ya era tarde

A los dos años de edad, cuatro momentos quedaron para siempre en su cerebro como gifs perpetuos y palpitantes que…

0
En Lo Hondo

En lo hondo

Ahí los veía venir, ahí venían todos, todos esos recuerdos que se encontraban su escondrijo entre las manadas de tonterías…

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba