Saltear al contenido principal

Amanecer de noviembre

La Torra despierta y siente sus brazos desnudos. Con lentitud extiende las manos y abre los dedos una y otra vez. La temperatura del cuarto es inferior a la del edredón que ahora descansa en el suelo.

Cuando al fin consigue un poco de calor, la Torra deja la cama y se acerca al balcón. Entonces descorre el cordón de la persiana. Inmediatamente el paisaje atraviesa el cristal y despliega su imagen enfrente de ella. Si la Torra tuviera que describir el cuadro diría algo más o menos así:

La lluvia abandona sus gotas sobre el suelo de nieve. Los árboles, troncos y zarzas permanecen estáticos, tiesos. Únicamente tiemblan las hojas; sacuden su piel del otoño que aún cuelga de ellas.

Puedo escuchar un breve aleteo y el ladrido de un perro lejano. Pero no hay ningún canto, ni un ave, tan sólo una bestia de hielo que agita su cuerpo en las ramas: es el corazón del invierno.

 

Yunuen Cuenca
Escritora. Participa con sus letras en el proyecto Deletéreo.
Su semblanza - Sus shots -
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias ...
Su semblanza - Sus shots -
Yunuen Cuenca
Escritora. Participa con sus letras en el proyecto Deletéreo.
Su semblanza - Sus shots -
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba