Saltear al contenido principal

Amanecer de noviembre

La Torra despierta y siente sus brazos desnudos. Con lentitud extiende las manos y abre los dedos una y otra vez. La temperatura del cuarto es inferior a la del edredón que ahora descansa en el suelo.

Cuando al fin consigue un poco de calor, la Torra deja la cama y se acerca al balcón. Entonces descorre el cordón de la persiana. Inmediatamente el paisaje atraviesa el cristal y despliega su imagen enfrente de ella. Si la Torra tuviera que describir el cuadro diría algo más o menos así:

La lluvia abandona sus gotas sobre el suelo de nieve. Los árboles, troncos y zarzas permanecen estáticos, tiesos. Únicamente tiemblan las hojas; sacuden su piel del otoño que aún cuelga de ellas.

Puedo escuchar un breve aleteo y el ladrido de un perro lejano. Pero no hay ningún canto, ni un ave, tan sólo una bestia de hielo que agita su cuerpo en las ramas: es el corazón del invierno.

 

Yunuen Cuenca
Escritora. Participa con sus letras en el proyecto Deletéreo.
Su semblanza - Sus shots -
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias ...
Su semblanza - Sus shots -
Yunuen Cuenca
Escritora. Participa con sus letras en el proyecto Deletéreo.
Su semblanza - Sus shots -
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Preocupaciones De Otro Padre De Familia

Preocupaciones de otro padre de familia

Nancy trajo su muñeca de tres ojos a la mesa una vez más. En los últimos meses la he notado…

0
Notas Para Una Teoría Sobre Tocar La Puerta De Un Desconocido

Notas para una teoría sobre tocar la puerta de un desconocido

Siempre creí que la arquitectura de una vivienda revelaba mucho de quien la habitara. No sólo el tamaño, el color…

0
Serenata

Serenata

Si los lobos aman a la luna y la luna a la oscuridad, entonces me arrodillo y entierro entre los…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba