Saltear al contenido principal

¡Árbitro vendido!

Y en esta esquina La Turbia con sus ojos verde ciénaga supuestamente bien abiertos detrás de su nebulosa cabellera. En esa otra, ella, La Guácara Siniestra, la que aprovechó con saña el instante en el que su oponente parpadeó.

Y zas.

Pun.

Chis.

Cuaz.

Un sillazo plateado en la meritita cabeza. Una mordida en la nalga que más duele: la nalga izquierda, la nalga del corazón. La Turbia contra las cuerdas, sobre la lona, gruñendo dolores en todos los idiomas. La Turbia tragando sangre, escupiendo muelas. Y ella, La Guácara Siniestra, balando de placer, con sus patas voladoras y sus kilométricas pezuñas diseñadas para atravesar carnes a distancia, con sus retorcidas acrobacias entrenadas con aguardiente y reggaetón. Una y otra vez. De día y de noche. Partiendo madres, que de eso se trata.

La Turbia, técnica por convicción, se volvió ruda por obligación.

 

Ce
Escritora. En una vida anterior fui encargada de un videoclub en Ciudad Juárez, actriz de teatro: bolero, ángel, diabla, preciosa ridícula, cantante, abogada, mujer fatal, vividora, loca, desahuciada, princesa, bruja, rata bailarina, niña ...
Su semblanza - Sus shots -
Srita. Cobra
Ilustradora. Gotas de colores caen, poco a poco anuncian dónde te ocultarás, dejan el dulce ácido de un camino que me hará llegar.
Su semblanza - Sus shots -
Ce
Escritora. En una vida anterior fui encargada de un videoclub en Ciudad Juárez, actriz de teatro: bolero, ángel, diabla, preciosa ridícula, cantante, abogada, mujer fatal, vividora, loca, desahuciada, princesa, bruja, rata bailarina, niña ...
Su semblanza - Sus shots -
Srita. Cobra
Ilustradora. Gotas de colores caen, poco a poco anuncian dónde te ocultarás, dejan el dulce ácido de un camino que me hará llegar.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Felices Fiestas, Nos Vemos En Enero

Felices fiestas, nos vemos en enero

Desde Deletéreo les deseamos unas felices fiestas y les agradecemos el apoyo que nos han brindado en estos 4 meses.…

0
Los Vieron Caminar

Los vieron caminar

Se entendieron en el primer instante, ese que pasa cuando los dedos se entrelazan. Se llenaron de ciudad en los…

0
La Plañidera

La plañidera

Mi tío fue un ser despreciable. En realidad, nadie lamentaba la muerte de este señor, ni su familia ni sus…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba