Saltear al contenido principal

Donde te lleve la noche

Laura acompañó a Juan a través de doce calles oscuras, un pequeño parque que hedía a popó humano recién hecho, dos avenidas y un puente; luego cruzaron la noche hacia la izquierda bordeando una cancha de béisbol abandonada cuyo último jonrón había sido conectado en 1989 y ahora era un nido gigante de maleza, ratas, y mansos vagabundos. En todo este recorrido ella se había fumado 3 cigarrillos. El unos diez. Eran las tres y media de la mañana cuando se detuvieron en una tienda insípida, una ventana con reja en una pared que solo tenía un bombillo débil y un timbre y estaba ornamentada por un borracho dormido en el único banco para sentarse que había.

Juan la miró boquiabierto mientras ella requisaba los bolsillos del borracho pero identificó en su torcida boquita de muñeca, en su mueca caprichosa que le empezaba a conocer bien, que ya le habían sacado todo al pobre hombre. Laura lo empujó al suelo con una medio patada brindada por sus botas de cuero negrísimo y en esa breve apertura de piernas, Juan constató encantado que no llevaba bragas bajo su faldita rockera.

Laura se sentó en el banco de cemento mientras el pagaba a una momia sonámbula las dos cervezas y el paquete de cigarrillos con su último billete. De ahora en adelante era la suerte o la nada, pensó mientras se dirigía a la semioscuridad donde ella lo esperaba.

Caminó seguro hacia esas piernas que se abrían a cada paso, aunque sabía que solo una gota de su saliva, le bastaría para ser un héroe.

Loading
DelReal
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.

No pares, ¡sigue leyendo!

Perverso

Vergüenza

Yo sabía del malestar de la conciencia, de ser en la oscuridad descubierto. Lo que no esperaba, lo que no conocía era la…

Ostentando

Pena

Qué rico te suenan las caderas, qué bueno es sentir el gong de tus tetas en mi pecho. Ese aliento a alcohol tan…

Una cuestión personal

Confianza

Metió la mano al bolsillo de la chamarra, sacó su escuadra Smith & Wesson de cañón recortado, le puso el silenciador y salió…

Las escondidas

Obstáculo

Este es el juego: me escondo y me buscas. Luego, tú te escondes y te busco yo. Luego, los dos nos escondemos y…

Volver arriba