fbpx
Saltear al contenido principal

Un poco más

Subí montañas, crucé océanos y conquisté las cavernas más profundas. Nadé en tinacos llenos de billetes de alta denominación y cedí todo a la humilde filantropía. Canté, bailé, escribí, toqué treinta instrumentos y esculpí dos toneladas de piedra. Limpié mis entrañas con jugos y néctares verdes, exploté mis músculos hasta su máximo esplendor y me arreglé los dientes con el dentista. Comprendí la base del budismo y me adentré en viajes astrales a través de meditaciones profundas. Fui cómico, intelectual, sensible y tenaz. Cultivé las orquídeas más exóticas, coseché las frutas más dulces y preparé las recetas más excéntricas. Fuimos a los lugares más remotos, a las ciudades más impresionantes y a los conciertos más eclécticos. Tomamos cerveza, mezcal, vino, tequila, ron, campari y un sinnúmero de cocteles pretensiosos. Vimos películas, comimos pizza, nos quedamos sentados en el parque y hablamos una vez por más de 15 horas sin cambiar de locación. Reímos, lloramos, jugamos, saltamos, sufrimos y nos drogamos.

No tengo ya más. Sólo me queda esperar. Esperar hasta que despierte y se atragante con mis carnes o hasta que las sogas manchen mi cuerpo con el obscuro color de la gangrena.

Loading
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Ilustra. También construye marionetas.

No pares, ¡sigue leyendo!

Extraterrestre

Primero fue la imagen

Cuentan de un planeta llamado Platón donde la gente no tiene coloración en la piel ni en la ropa, tampoco el ecosistema. Los…

Del yo y los otros

Primero fue el texto

Me miraban, yo sé que lo hacían, y mientras todos se llenaban de odio y envidia yo, el único, el ser inmortal entre…

Las verijas de Scheherezade

Tempestad

El mismo vértigo que sentirías en el barco de Sinbad atravesando las suntuosas olas del mar de la India en una tarde intestina…

Volver arriba