Saltear al contenido principal

El caballete de un cubista

“Qué les ocurre entonces a las cosas me
deja indiferente…,
sólo les queda resignarse con su suerte […].
Después podrá uno borrar las huellas
de lo real”

El silencio de la noche taladraba su cabeza. Los rumores en el cuarto oscuro del mundo hacían insoportable el latir vigoroso de la sangre. La mano se cerraba angustiada abrazando ese instrumento mortal. Los murmullos sin boca, sin ojos y sin rostro, exigían una acción radical: una incisión, una grieta que precipitara la huida de lo que habitaba dentro.

Allí, en la brillante oscuridad de la emulsión, se esforzaba por exponer la destrucción y capturar la desaparición. Ese mundo que miraba se retiraba: al tiempo que sus trazos obturaban esa impresión a la luz del día, una ola volvía y el agua penetraba los rincones más remotos de las cosas. Exprimía así lo que tenía delante de sí, quería robarle su más recóndito olor;  fuera del flujo del tiempo, esculpía la vida en su detención. No se contentaba con lo que miraban sus ojos –ansiaba otros –, sobrescribía una esencia, jugaba a imprimir de nuevo el mundo en esa noche de luz.

Sirocco
Escritor. Sirocco es una agitación, un temblor, viene del desierto y de la mar. Susurra su camino al oído de la arena, allí deja su huella y presagia vida, pues en su camino respira el agua y le regala oleaje ...
Su semblanza - Sus shots -
Impostor
Ilustrador. Especulador Gráfico.
Su semblanza - Sus shots -
Sirocco
Escritor. Sirocco es una agitación, un temblor, viene del desierto y de la mar. Susurra su camino al oído de la arena, allí deja su huella y presagia vida, pues en su camino respira el agua y le regala oleaje ...
Su semblanza - Sus shots -
Impostor
Ilustrador. Especulador Gráfico.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Migración

Migración

Nadamos profundo envueltos en las olas de petróleo. El agua espesa nos cobijó en un inmenso mar oculto, dejando al…

0
Un Plan Corporal

Un plan corporal

Mi especialidad son las malas noticias. “Imelda, esa cerveza es la noche”; apenas levantó los ojos, hundidos ya, e intentó…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba