Saltear al contenido principal

Elementos de la noche

A mi tía Mirella que es la furia

Evening of beatitude,
even the book forgotten,
because the soul dissolves
lapped in quietude. —Samuel Beckett

madera verde,
cabello de humo,
avispa y dragón, cuervo,

prisa en el pecho,
las serpientes anidan en ese humo,
el humo se peina en esos dedos,

silueta ardiendo en la lluvia,
cabello poblado de ideas
o ideas pobladas de humo
como un volcán que echa a volar
sus nervios y copia el atardecer,

rumor de animal salvaje
poblando su piel a las estrellas,
muchacha desnuda, flotante,
a la velocidad de la vida y la muerte,

disuelta, impensable:
frágil y cortada
como horas como siglos,

ciudad de cenizas, ciudad de nadie, furia,
viento pulido por la lluvia
que huye al contemplar
por primera vez la noche.

Loading
Cristian Celis
Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme lo que sucedía adentro, ¡oh imaginación! La poesía es como un sol, adentro, único y salvado: respirar de sus manos amigas, como de pájaros azules que se vuelan por el cráneo, pisar el pasto seco y el aroma acuarela de los mercados, decir con sus jaulas las negras olas desnudas que me toman por el brazo; el sol ondula por encima, como un pálido disco blanco enjuagado. Cuando no trabajo en mi laboratorio me gusta salir a caminar mucho y visitar el océano, ¡ah! y los efectos psicodélicos de las guitarras jaguar. Me gustan las puertas viejas y vencidas, los paseos sin sentido y el viento en la cara cuando voy en moto. No me gusta cortarme el cabello.
Ilustrador. Soñó que se caía, pero se agarró de un lápiz.

No pares, ¡sigue leyendo!

Herida de mujer

Primero fue el texto

Cuando la niña terminó de leer las últimas páginas de un libro que nadie le había prohibido pero que sabía le estaba vedado,…

Volver arriba