Saltear al contenido principal

Mi disco favorito

LADO A:

One Hundred Years

A Short Term Effect

The Hanging Garden

Siamese Twins

 

LADO B:

The Figurehead

A Strange Day

Cold

Pornography

 

Loading
Pepe Casanova
Escritor. No sé tocar ni un instrumento pero una vez tuve un grupo llamado Karaoke Vox. No tocábamos, sólo hacíamos entrevistas y conciertos falsos. Nuestro mayor éxito fue salir en la revista ERES como grupo emergente revelación de 1999. Tiempo después nos separamos, fue entonces cuando comencé a escribir. Primero poemas, luego historias cortas y ahora novelas. Tengo 2 libros publicados hasta ahora: “Yo no soy DJ” (2002) y “Arnold Sucheneyers o como se escriba en China pero en Nueva York” (2010). Yo los llamo collage literarios. Ambos incluyen un diario electrónico sobre mi vida que retrata ciertos momentos con los que todos nos relacionamos, a veces de forma irónica, otras de forma más cruda. Soy fan de los hot dogs, de Nueva York, de Richie Hawtin, de Andy Warhol y de The Cure. Odio esperar, el tráfico y el hígado. Actualmente trabajo en Centro de Diseño, Cine y Televisión, escribo en el semanario cultural Frente donde tengo una columna quincenal llamada “Soy un Fracasado”, pongo discos con Los Hechiceros de vez en cuando y estoy llevando acabo el reto Bonafont a partir de hoy.
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.

No pares, ¡sigue leyendo!

Pocas semanas después

Amor y amistad

Éramos amigos, la complicidad nos fue acercando cada vez más hasta que ya no hubo retorno. Valeria llegó a mi casa pocas semanas…

Volver arriba