Skip to content

Notas para una teoría sobre tocar la puerta de un desconocido

Siempre creí que la arquitectura de una vivienda revelaba mucho de quien la habitara. No sólo el tamaño, el color o la forma; la apariencia, podría decirse, también era importante para mí, pero los componentes que la constituyen o los elementos de los que carece una construcción podían decirnos todo lo que había que saber sobre su habitante. Y qué mejor motivo puede tener uno para llamar a una puerta que el de averiguar qué clase de persona espera del otro lado.

En primer lugar, una persona cabe completa en su hogar. Quien es, lo que posee, sus hábitos, sus temores. Todo está ahí. ¿Por qué aquella casa tiene un campanario? ¿Qué temor le ha dado estás ventanas inmensas o qué sueño le ha dotado de esos miradores a la casa de mi vecino? Sería imposible imaginar a Dios en un departamento, cuando tiene el cielo para sí, según la imaginación católica. Inadmisible, psicoanalíticamente, que un vagabundo no sea su propio hogar. Que las artes perdonen a un pintor sin estudio, a un escritor sin biblioteca, a un actor sin espejos en los muros.

Pero mi error ha sido grande. Esta semejanza es un lujo cada día menos observable, menos asequible. Cada día, menos gente piensa como yo, y las quince puertas de mi casa, los seis ventanales que la decoran, la ausencia de muros exteriores en el segundo piso y la chimenea que se enciende desde la calle no son más que un mensaje embotellado flotando en una pequeña alberca. Pero ahí está mi casa, y un día llamará alguien a mi puerta. Me pregunto quién.

Loading
Músico, escritor, lector, cinéfilo, melómano, hijo, primo, hermano y amigo nacido en la ciudad de México un hermoso y soleado miércoles 29 de febrero de 1984. Gusta de todas las formas de la imaginación y del humor sin discriminación alguna. También disfruta ocasionalmente de una buena novela policiaca. Sostiene que la escritura literaria es una búsqueda donde la voz del escritor debe ser la única constante. En alguna reunión llegó a afirmar: “Puedo suscribirme a cualquier corriente de pensamiento, siempre y cuando sea lo bastante corriente”. No ha recibido ninguna distinción literaria, pero ha otorgado dos títulos de “Abuela Honoris Causa” hasta el momento. El primero a Susan Sontag por su labor crítica y, sobre todo, por esta fotografía; el segundo a Wisława Szymborska por su obra poética y por la persona que imagina detrás de esos poemas. Participó en el proyecto de investigación de literatura policiaca “Crimen y ficción”. Actualmente escribe una columna mensual de cine para la revista Síncope, mantiene el blog “Antología (no tan) arbitraria de textos” y toca la guitarra en la banda mexicana de swing Cotton’s.
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

A mis poemas

Amor y amistad

para Jéssica ¿Por qué no he escrito el poema que haga que las personas al leerlo se quiten la ropa? Todos los campos…

Volver arriba