Saltear al contenido principal

Perdida

Como todas las noches la ninfa tomó su seda de plata y bajó al río. Ese medio día se encontró a dos juguetones y perdidos efebos. Por la tarde, agotada, tomó una larga siesta bajo el sauce.

Ya en el río, la sangre seca entre las piernas; esa virginidad perdida mil veces y recuperada mil veces se disolvía en el reflejo del agua mercurial que corría bajo la luna.

De pronto, la ninfa que nunca había sentido pudor cubrió sus  senos y levantó la mirada: en la orilla, con enorme deseo, un hermoso centauro la observaba.

Y de esa mirada mutua, de ese arder y morir mutuos nació de nuevo la mañana.

Apenas abrió los ojos vio sus labios, su cuerpo de caballo, su torso de hombre, su ceño noble y volvió a desear la embestida, el embate. La ninfa debía bañarse primero; si no lo hacía, si volvía a ser penetrada sin ser virgen, su alma y su cuerpo se volverían agua de todos los ríos. Pero ignorando las advertencias de su estirpe, volvió a entregarse a la violencia sutil del hombre animal para recibir de nuevo a la noche.

De pronto la ninfa recordó el río y se metió entre sus aguas esperando la magia de la luna.

Y es la hora en la que no deja de llorar. Es la hora en la que no deja de extrañar a su centauro. Es la hora en la que no deja de fluir hacia ningún lado.

Loading
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Ilustrador. Me gusta caminar, observar atento, hablar y hablar y hablar, la palidez del otoño y sus colores en el aire, el olor del café y los rincones vacíos.

No pares, ¡sigue leyendo!

Sorprais

Primero fue la imagen

No, no es una iguana. Tampoco boletos. Neh, no son las botitas que vimos en El Chopo, ¡hasta crees! Si ves que ahorita…

Volver arriba