Saltear al contenido principal

Siempre al tope

Te caes de marometa. Dos, tres, cuatro pasitos y sin más ya estás en el suelo. No hay razón para levantarte y ai vas de aferrado a que te sigan dando con todo. Como si de verdad fueras el papá de los pollitos. Y a fin de mes, suelo; entre semana, suelo; cada despido, suelo. Por más vergas que andes. Lo bueno es que de ahí no pasas. Lo malo es que el abismo no es la profundidad sino cuando te levantas, cuando le sigues echando tus moneditas a la maquinota que es la vida.

Esa profundidad que es tratar de mantenerse en dos pies es todo un pedo. La escala abismal que todos intentamos subir nos roba en nuestra cara las respuestas más sencillas. Y con todo y ciencia, progreso y madre y media, no sabemos cuándo tocamos fondo. Ni siquiera conocemos el fondo, no tenemos el derecho de visitarlo, de darle la espalda al espejo y regalarnos un día de descanso. Uno ya no cae en el abismo, ahí se da el rol.

Siempre al cien, te dicen, al tope y duro a la tatema. Quien se te ponga enfrente lo descuentas y sigues subiendo o mínimo te quedas de pie. Hasta el próximo topón, cuando el lunes llega y te dice: “quiobo, rey, ¿vas a querer o tienes de antier?”.

 

Loading
Jorge Rubio
Escritor. Editor y librólogo de lunes a domingo, trabajo desde el balconcito de mi casa, al lado de las dueñas de mis quincenas. Escucho música todo el día y como a mis horas. No me gustan las mascotas que puedan dejar pelos.
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias a los monos de perfil con grandes narices de su padre y a la famosa “libreta roja” de recortes y canciones su madre. Su incapacidad de recrear lo real nace a partir del “Alacrán, cran, cran” cuando, en lugar de una imagen, su madre pega uno real… Hace ilustraciones para revistas, libros para niños y de vez en cuando una que otra escultura con chicle o tela.

No pares, ¡sigue leyendo!

Una larga serie de curiosidades

Calor

Se reunieron en la única tarde soleada de aquel invierno. Beatriz había pasado su día inmóvil, sentada en la banca más solitaria de…

Volver arriba