Saltear al contenido principal

Ciudad Alimaña

La arena tibia recién mojada por la última ola de la tarde acarició mis pensamientos; entre mis manos la hoja en blanco hacía el intento de seducirme antes de que yo me animara a cerrar los ojos para la siesta.

Un mediodía pausado por el sol, todo se detuvo. Jamás sentí tan pesado un momento de silencio como aquel que siguió al mundo desértico de mi somnolencia.

No sólo las olas dejaron de llegar; desaparecieron el mar, las nubes, y aquello era ya un desierto.

Fue como abrirle la ventana al infinito, dejar que entrara la cegadora luz de la memoria.

Ya no olía a sal, ni a coco, ni a palmera. Olía a humo, humo seco, recién quemado y requemado.

Un templo de alimañas se levantó sobre el desierto; serpientes, arañas, avispas, alacranes, amenazaron con manchar el cielo.

Recordé las tardes de ciudad en que los autos aplastaban a las ratas que no alcanzaban a refugiarse en sus alcantarillas pues no tenían la misma habilidad que sus vecinas cucarachas. Tardes en las que las fondas se llenaban de cerdos y de vacas que comen carne congelada, en las que los bares se asfixiaban de humo mientras algunos tragaban como si no fuera a haber mañana.

Pude ver al diablo con la quijada levantada pasando sus bocados con cerveza amarga, que cuando se aburría de esa espuma amarillenta lo hacía con la de la leche agria.

Entonces el silencio dejó de serlo y mi sueño amodorrado comenzó a intoxicarse de carcajadas, de eructos ácidos que adornaban aquel bar de cuarta al que iban de vacaciones todos los que no tenían trabajo.

Las gaviotas huyeron, las palomas llegaron: esa plaga de seres extraños de vuelo pesado que caminan como soldados epilépticos, y que manchan las fachadas de la ciudad, invaden las plazas y aparecen en las fotografías de los cansados y siempre mal bronceados turistas; sí, esas ratas con alas que bajan a la calle encharcada para robarle las migajas al mendigo, mientras orina el borracho de la pierna gangrenada y el niño juega con Toto, su perrito, y yo despierto.

Álvaro Buenaventura
Escritor. Lleguemos a un acuerdo, tú me lees, yo te escribo. «Había noches en que todo el mundo estaba como esperando algo y yo me sentía como un nómada fracasado, de esos que van a todas partes sin llegar a ningún lado.» ...
Su semblanza - Sus shots -
Daniel Fortiz
Ilustrador. Experto en tratar de ser experto en algo desde 1989. Fan del sarcasmo. Aficionado de los dibujitos desde que se enteró de que podían hacerse con un lápiz. Un día descubrió que era capaz de transformar ...
Su semblanza - Sus shots -
Álvaro Buenaventura
Escritor. Lleguemos a un acuerdo, tú me lees, yo te escribo. «Había noches en que todo el mundo estaba como esperando algo y yo me sentía como un nómada fracasado, de esos que van a todas partes sin llegar a ningún lado.» ...
Su semblanza - Sus shots -
Daniel Fortiz
Ilustrador. Experto en tratar de ser experto en algo desde 1989. Fan del sarcasmo. Aficionado de los dibujitos desde que se enteró de que podían hacerse con un lápiz. Un día descubrió que era capaz de transformar ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
La Pena De Siempre

La pena de siempre

Todos creíamos que jugaba a ser ciego pero no, no era un juego. En el seminario, pronto nos contaron su…

0
Adios

Adios

Entonces quién o qué se mueve en todo este «final» si a la hoja seca por el suelo no la…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba