Saltear al contenido principal

Si una noche en tu espalda

Érase una vez tu espalda que me nació en el escote de un vestido negro para habitar en los despojos de un paraíso. Eran dos tazas de café endulzadas con las líneas de un universo apócrifo.

Le salieron labios y plumas, le crecieron sombreros y piernas, se le formó un cigarro a medio fumar y unos brazos suaves que se deshacían de estertores.

Del tacto nació una complicidad líquida, un abrazo amoldado a todas las formas, un hacérseme agua las ganas de tocar tus muslos, beber tus pies y sentir la resaca de no tenerte en las mañanas de mi vida.

Era el tuyo mi cuerpo redimido: el brote rebelde de la hierba que emerge de las piedras, la sensación recuperada en la punta de la lengua, la mirada redonda que en tus nalgas toma cuerpo.

Me sucedieron tu ombligo y tu nuca como sucede la lluvia al trueno en un afán inevitable de trombarte.

Érase que es tu espalda, y mi mano en tu espalda, que te nació en el escote de un vestido negro.

Loading
Andrés Márquez
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Ilustradora. Soy un pedazo de circunstancia mutante.

No pares, ¡sigue leyendo!

El Espíritu

Espíritu

Mi historia fue al revés: nada de pobreza, andar en la calle lavando carros, o salir de una vecindad llena de escuincles llenos…

Complemento

Primero fue la imagen

Seres aerobios y anaerobios con cara de cíclope y hasta de ninja. Lombrices que se arrastran sobre el limo fértil, ese que como…

Volver arriba