fbpx
Saltear al contenido principal

R2-D2C

Amira tenía asma cuando pequeña. Su papá, el ingeniero Carvajal,   le construyó un humidificador que se parecía a R2-D2. No era un simple humidificador, tenía incluida una caja musical que tocaba todas las noches la canción de Agustina y el mar y todos los días, con tan sólo presionar un botón, The passenger de Iggy Pop. Además prendía los ojos, hablaba como en las películas y proyectaba estrellas y constelaciones cada que anochecía. En la espalda una pequeña manivela permitía darle cuerda para que avanzara por sí solo unos cuantos pasos y un pequeño compartimento, escondido en el costado, le servía para guardar sus aretes, pulseras y muñequitas más pequeñas. Para rematar, el aparato contaba con un sensor que la saludaba todos los días cuando llegaba de la escuela.

Amira lo quería tanto que le puso R2-D2C (la «C» por Carvajal, claro) y fue su amigo imaginario de verdad como hasta los 13 años. A los 17 se fue a estudiar a Bogotá y R2-D2C se quedó esperándola inmóvil en la esquina del cuarto para decirle hola cada que regresaba a visitar a sus papás.

Hoy Amira tiene 29 y está esperando una niña. Secretamente, y con algo de culpa, ansía que tenga asma.

Loading
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
1. Persona de pequeño tamaño oriunda de México que hace ilustraciones. A veces lo hace profesionalmente. 2. Que se alimenta de gumiballas. 3. Que hace milagros.

No pares, ¡sigue leyendo!

Impermanencia

Futuro

Escribo de lo que no es aún, mientras el ayer queda cautivo en la lágrima incipiente de todos los días muertos. Pienso en…

Consejos a una muchacha que se escapa

Pena
Cuando la lluvia se te enrede en las botas como alas y meteoros no desistas. Tampoco temas de la luna aplastante que se yergue a tus espaldas, ni a las temerosas brisas que se enrojecen como lenguas extranjeras. Ni al temor de las piernas cuando el miedo agita sus banderas terribles, ni al ocaso y sus colmillos despuntando en tu cara los instintos.
Volver arriba