Saltear al contenido principal

El deseo de siempre

He decidido matarme. Ha llegado el momento de planear, con espíritu de lo posible, este asunto de darme muerte.

La profunda admiración por los suicidas me acompaña desde  siempre y el convertirme en uno, paradójicamente, fue el motivo de tanto vivir. En realidad no tengo ninguna razón para hacerlo, bien podría estar loco o muy vacío pero no.

Todo se ha ido, aunque en realidad nunca nada se va del todo, algo deja siempre lo que se va: yo estoy lleno de lo abandonado, yo mismo soy un algo olvidado.

Es curioso, pero nadie intuye que soy un suicida en potencia resolutiva. Es una lástima no poder hablar con los expertos, pero la experiencia es muda, sorda, incolora, insabora: sin tacto y sin aroma.

Esta forma mía de no moverme me mantiene a salvo del sufrir absurdo de los hombres, de sus fantásticas perturbaciones, pero no sería honesto negar que hubo momentos de profundo dolor, desgarraduras que surcí más allá de la propia piel; sin embargo no es momento de recordar, nunca vale la pena hacerlo. El pasado está muerto, así nace: muerto.

Esto de morir es simple, sólo necesito de una predisposición concienzuda producto de la correcta manipulación de las leyes de mi cabeza. ¿La verdad? Me encuentro cansado, tan exhausto que comienzo a sentir que me transparento, como si una cáscara de sal se desprendiera constantemente de mi cuerpo.

La noche comienza a derrotarme, más bien el tiempo. Sí, me caí del tiempo y es desde entonces que de un hilo de partículas pendo, un hilo que por fin se ha roto.

Loading
Avatar
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.

No pares, ¡sigue leyendo!

Un poema por hora

Alquiler

Así pasó el martes apretado, donde la lluvia acompañó la tarde, deshilachando cada palabra entre cervezas y ruido. Un par de señoras querían…

Volver arriba