Skip to content

Tremor mortis

Y deberé dejar lo que amo, lo que desde el principio se convirtió en motivo de todas mis ausencias y olvidos, de mis escapes y pequeñas muertes. De mis mañanas perdidas entre brumas, de mis noches ganadas al tacto ciego, a la caricia desmemoriada.

A su lado conocí los días sin nombre y los cuerpos sin dueño.

Hoy la historia ha cambiado y la sola idea de que exista la posibilidad de que desaparezca me abate. Entonces corro como una loca a su encuentro y le juro amor infinito. Me arrodillo y le suplico indulgencia porque peco todo el tiempo de pensamiento y omisión. Abro los ojos y está ahí, permanece, se viste de ofrenda: sabe que no puedo, que no sé.

La verdad es que me está  matando: su fidelidad me hiere y su lealtad me asfixia, pero al mismo tiempo es vida lo que siento; ansia eterna, deseo purificado con mi sangre y mi masoquismo.

Temo que cada día y cada noche futuros estén marcados para mí.

Miedo es la palabra; que este mi ser no encuentre nunca sosiego, ni aniquilada en sus manos ni besada por su látigo.

Y yo que sólo busco a la que nadie  encuentra.

Loading
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

El camino

Alquiler

¿Acaso usted no se compadece de nosotros? Pobres soldados que cruzamos la selva como tigres o como zorros. El sol nos saluda cada…

Llévatelos todos

Primero fue el texto

[Pica hielos] Se rasca la cabeza. Toma la punta de una cuchara de peltre y comienza a golpear la bolsa. No sin tanto…

Cheche

Ciudad

Heriberto del Huerto Altamirano nació en un rancho y, desde que las primeras olas de Internet llegaron al pueblo, decidió largarse apenas le…

Conversaciones VI

Espíritu

Mi maestro vino a verme con una duda en mente. Por primera vez en todos estos años parecía buscar mi consejo. —Creo que…

Volver arriba