Saltear al contenido principal

Famélica

Me como los chicles, me como las letras, me como las uñas.

Me trago mis palabras, me muerdo hasta sangrar los pellejitos que quedan de las horas, devoro las anomalías que se refugian en mi carne.

Me como mis pies, mis manos, me como mis neuronas. Mastico ávidamente cada esquirla de memoria.

Engullo estrellas, mierda, sueños, carroña. Me como todas las tormentas que caben en mi nombre, todos los cielos, todas las sombras.

Y no termino de saciar mi hambre.

 

 

Ce
Escritora. En una vida anterior fui encargada de un videoclub en Ciudad Juárez, actriz de teatro: bolero, ángel, diabla, preciosa ridícula, cantante, abogada, mujer fatal, vividora, loca, desahuciada, princesa, bruja, rata bailarina, niña ...
Su semblanza - Sus shots -
Abraham Ponce
Ilustrador. Puede parecer una historia cliché pero desde niño disfrutaba seleccionar cuidadosamente los crayones con los que rellenaría los libros para colorear y procuraba no salirme de la línea ...
Su semblanza - Sus shots -
Ce
Escritora. En una vida anterior fui encargada de un videoclub en Ciudad Juárez, actriz de teatro: bolero, ángel, diabla, preciosa ridícula, cantante, abogada, mujer fatal, vividora, loca, desahuciada, princesa, bruja, rata bailarina, niña ...
Su semblanza - Sus shots -
Abraham Ponce
Ilustrador. Puede parecer una historia cliché pero desde niño disfrutaba seleccionar cuidadosamente los crayones con los que rellenaría los libros para colorear y procuraba no salirme de la línea ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Demasiada Superstición

Demasiada superstición

La primera vez que a Martina le leyeron las cartas no fue sino una decepción. Ella esperaba que después de…

0
La Nena En El Sofá

La nena en el sofá

Marina observa con atención, y por varias horas al día, el afiche que pegó en la pared de la sala.…

0
Notas Para Una Teoría Sobre Tocar La Puerta De Un Desconocido

Notas para una teoría sobre tocar la puerta de un desconocido

Siempre creí que la arquitectura de una vivienda revelaba mucho de quien la habitara. No sólo el tamaño, el color…

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba