Saltear al contenido principal

Sólo por eso los peces

La cosa con romper en llanto no es llorar, sino que todo lo que eres, lo que piensas, lo que sientes, la piel y el color de tus ojos se dispersa en lágrimas, aun si tienes lunares o pecas o mucho o poco cabello, se rompe. Es como esa vasija vieja que se astilla en muchas partecitas y deja caer lo que tenía dentro; si eran palabras se hacen viento, si eran flores se hacen suelo; si vacío, más espacio, más hueco, más tiempo. Romper en llanto es romperse en llanto. Y está bien.

*

Todo alrededor es agua, en un estado de la materia o en otro, pero a fin de cuentas es agua. Todas las cosas tienen gotas de diferentes pesos, de diferentes tamaños de diferentes calores y fríos, de diferentes viajes. A veces me parece que las nubes se forman de recuerdos, de gente hecha memoria evaporada que sube con tal de salirse de las cabezas, de escapar de las ideas y ser solamente memoria por un ratito, hasta que tienen que caer de nuevo y regar la tierra, mojar el suelo. Todo alrededor es agua. Sólo por eso podemos ser peces.

 

Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Su semblanza - Sus shots -
Silencer
Ilustrador. Soy grafitero, autodidacta. Empecé a pintar hace aproximadamente 4 años de manera ilegal, para luego enfocarme en pintar de manera un poco más elaborada ...
Su semblanza - Sus shots -
Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Su semblanza - Sus shots -
Silencer
Ilustrador. Soy grafitero, autodidacta. Empecé a pintar hace aproximadamente 4 años de manera ilegal, para luego enfocarme en pintar de manera un poco más elaborada ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Una Parte De Mí

Una parte de mí

Siempre lucía orgullosa con su corona de nieve, oteando el horizonte, vigilante y maternal. Dejé en sus faldas aromadas de…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba