Skip to content

Palas

Las ideas no corren por sí mismas, ¿sabes? Se reproducen, volátiles, de unos a otros, se escabullen como las sombras que se hunden en las grietas; y cargan con ellas una memoria que ya no conocemos.

¿Recuerdas esa noche en que me pediste que nos fuéramos juntos? La idea te cruzó como un destello y dejaste que te escurriera del cerco de los dientes. Creías furiosamente que detrás de ella había una intención propia, pero no: era la soledad que aprendiste, y la voz libre y redentora que presumes tuya, y el final una obra de teatro de fugas, y probablemente una película insulsa de un amor de paisaje. Esa idea tan tuya, tan peregrina, es la gran nómada: patrimonio de cenizas que se heredan.

Y la idea —no lo sabes— cumplió su cometido, y me atravesó a mí con la misma potencia deslumbrante, arrastrando su polvo de belleza. Y sucumbí, como tú.

Pero las ideas no guardan reposo. Las ideas no conocen calma. Ahora vive en mí la poderosa intención de desgarrar esa idea, transparente y dulce, y perseguir sin tregua su origen: es ahora mi mano en tu cuello.

 

Loading
Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
Ilustrador. Diseñador Gráfico e ilustrador nacido en la Ciudad de México en el año 1987, diseñador de profesión e ilustrador por amor a ese arte. Ha participado como invitado ilustrando carteles para diferentes eventos. En sus ilustraciones trata diferentes temas que van desde la ciencia ficción hasta temas esotéricos. En gran parte de su trabajo incluye cráneos ya que según el autor “el cráneo es la parte más honesta, contenedor del ser y el espíritu”. Su trabajo principalmente es en blanco y negro utilizando tinta china, estilógrafos y pinceles.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Atonía

Obstáculo

Lo reconocí mucho antes del amanecer. La luna entraba voraz por la ventana, pero no lo iluminaba; lo sentía aunque no pudiera verlo.…

Volver arriba