Saltear al contenido principal

Bailemos en mis aguas (Yo te salvo)

Vámonos quitando nuestras ganas
como si el después nunca existiera.

Vámonos diciendo palabras lubricadas al oído
y que en algún descuido tu lengua moje la mía.

Ven, enrédate conmigo
sumérgete en mi mar salado,
ahógate despacio
despacito.

Yo te salvo

Ahora flota,
no respires,
apriétame las manos.

Yo te salvo

Gastémonos el tiempo,
bailemos en mis aguas,
sin horarios,
dando vueltas /

bien pegados.

Loading
Álvaro Buenaventura
Lleguemos a un acuerdo, tú me lees, yo te escribo. «Había noches en que todo el mundo estaba como esperando algo y yo me sentía como un nómada fracasado, de esos que van a todas partes sin llegar a ningún lado.» Escribo «adios» sin acento para que no suene a despedida.
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.

No pares, ¡sigue leyendo!

Humanos demasiado humanos

Primero fue la imagen

El fracaso del Proyecto Humanidad no sorprendió a nadie (de hecho todos lo esperaban) aunque de pronto se sintiera en el ambiente una…

Buenos amigos

Confianza

Abordé el taxi y le pedí al chofer que se dirigiera al hospital lo más rápido posible. Fingí estar alterado, con esa actitud…

Un narrador en su lecho de muerte

Ansiedad

Quienes tuvieron la fortuna de conocerlo, recuerdan cada una de las extrañas historias de su repertorio, aun cuando nunca las creyeron: la ocasión…

Volver arriba