Saltear al contenido principal

Claro de madrugada

La copa clareaba con los mismos colores que la madrugada, el fondo se acercaba con los últimos tragos y con la amenaza de salir del lugar a dar tumbos por el edificio y llegar al departamento en el cuarto piso. Desde que pusieron el bar junto a su casa la vida se le derretía entre bajar las escaleras ansioso y subir las escaleras a rastras.

Llegó hasta el pasillo, allí en el fondo estaba su puerta, alcanzaba a mirarla como un destino que le parecía imposible, un túnel vacío e infinito que prometía las delicias de una botella de ron a medio tomar. Abrió los brazos para detenerse de las paredes, no podía caminar mucho sin asirse al aire, las piernas se le doblaban y lo ojos no llegaba a enfocar nada. La tierra era tremulación absoluta.

Abrió la puerta del departamento con un empujón que lo llevó al suelo, intentó levantarse entre los esfuerzos esclerosados de su cuerpo entumecido e hinchado, rodó por la madera sin que los brazos le respondieran, resbalaba, gateó hasta la pared y logró erguirse a pesar de los temblores de las piernas.

Encendió la luz y dio un paso que se repitió en la desnudez total del departamento, en el vacío absoluto de su memoria y su oído como un eco que devolvía la más jodida soledad sin nombres.

El departamento clareaba con los mismos sonidos que la madrugada, el fondo se acercaba como una amenaza cumplida.

Loading
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

El grueso de la población

Grasa

Luciano falleció una tarde cualquiera, durante la celebración de su cumpleaños treinta y seis, llevándose consigo a la mayoría de la población de…

La tirada del sino

Tempestad

El verdadero lío es que mantengas el pinshi hilo rojo sin romper O reemplazarlo antes de que te des cuenta de que todo…

Sol de Marzo

Aparato

Ando en el centro. ¡Ya!, ahora. Enamorado del sol de Marzo y con el cabello alborotado por el sueño. Ando como el sol…

Volver arriba