Skip to content

Sin ojos, sin lágrimas

Para cuando Diana llegó al pabellón ya no hablaba. Sus labios parecían borrados. Tenía el ojo derecho tapado con el dibujo de un corazón. El ojo que podía vérsele era muy oscuro, sin siquiera esa luz de los que vivimos a ciegas.

A los pocos días, sin hablar y casi sin ver, con los pensamientos amarrados y el cuello herido, se sentó entre nosotros confundiéndose con las sillas, el piso y el techo. Nos escuchaba con atención y nunca faltaba a las sesiones. No se le veía triste ni feliz ni enojada, simplemente su rostro era inexpresivo. Si te le acercabas y le hablabas arrugaba su ojo, para después marcharse.

Precisamente a un día de irme de la clínica, Diana vino a sentarse junto a mí y por primera vez habló: ¿Lo lograste?

Todavía sorprendido por escuchar su voz le respondí que no entendía, entonces acercó su boca a mi oído y casi sin abrir los labios me dijo: la verdadera fe comienza sacándole los ojos al corazón. Si no lo has hecho no pierdas el tiempo en irte, más tardarás en hacer tu maleta y cruzar la puerta que en regresar.

Diana se levantó y se fue. Yo me quedé inmóvil, asustado, tan asustado que aquí estoy. Aquí con Diana que anoche decidió ahorcarse. Aquí con Diana y los ojos de su corazón.

Loading
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias a los monos de perfil con grandes narices de su padre y a la famosa “libreta roja” de recortes y canciones su madre. Su incapacidad de recrear lo real nace a partir del “Alacrán, cran, cran” cuando, en lugar de una imagen, su madre pega uno real… Hace ilustraciones para revistas, libros para niños y de vez en cuando una que otra escultura con chicle o tela.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Íncubos y súcubos

Carnada

Escucho murmullos, quejidos, gritos, y no son fantasmas, sino otras mujeres. Yo sólo espero que él venga y se lleve lo que me…

Volver arriba